Función económica de los derechos reales de garantía

Función económica de los derechos reales de garantía

La propiedad puede ser capitalizada por el titular dominical sin necesidad de privarse de facultad dominical alguna. En el mundo económico la titularidad de los bienes permite hozar del crédito sin que el propietario deje de hozar de la cosa. Basta con que la aporte en garantía del cumplimiento de sus obligaciones para que, en caso de no ser satisfechas, puedan los acreedores resarcirse con el bien que haya quedado afecto en garantía.

A tal idea responden los denominados derechos reales de garantía, cuya manifestación más representativa es la hipoteca: mediante ella, el propietario puede obtener, fundamentalmente, préstamos o créditos, sin desprenderse del goce y utilización efectivos de la cosa afectada.

El otro tipo de derecho real de garantía es la prenda. Consiste la prenda en entregar la posesión de una cosa mueble al acreedor de algo para garantizar el cumplimiento de una obligación cualquiera.

Por tanto, la prenda y la hipoteca, conforme el código civil se distinguen fundamentalmente, entre si, por dos notas:

  1. El carácter o la naturaleza del bien sobre el que recaen: la prenda quedad reservada por el código civil para los bienes muebles, por el contrario, el objeto propio de la hipoteca son los bienes inmuebles.
  2. El desplazamiento posesorio del bien sujeto de la garantía: la prenda requiere que la posesión de la cosa se transmita al acreedor (acreedor pignoraticio), mientras dicho desplazamiento posesorio no sea efectivo, el derecho real de prenda no habrá nacido, ni tampoco se habrá perfeccionado el contrato de prenda en sí mismo considerado. La hipoteca, en cambio, al recaer sobre bienes inmuebles, difícilmente sustraerle a la acción del acreedor, y estar garantizada por el registro de la propiedad, no requiere que se produzca desplazamiento posesorio alguno: el deudor hipotecario seguirá conservando la posesión y el goce efectivos de la cosa inmuebles, o derecho real inmobiliaria, objeto de la garantía.

La prenda es la figura más antigua y primaria de los derechos reales de garantía. Es una institución preventiva de marcado carácter antieconómico, en cuanto sustrae del trafico el bien mueble sobre el que recae (al no poder usarlo el acreedor, pese a tenerlo bajo su poder, ni el deudor, por haber transmitido la posesión al acreedor pignoraticio).

La hipoteca inmobiliaria representa una figura propia de unos sistemas jurídicos muchos más evolucionados que, al tiempo que permite al deudor seguir obteniendo el aprovechamiento propio del inmueble o derecho real inmobiliario hipotecado, facilita el creído territorial y, por tanto, el tráfico económico, dada la peculiar fortaleza de la garantía hipotecaria.

 

CARACTERIZACION GENERAL DE LOS DERECHOS REALES DE GARANTIA

Los derechos reales de garantía están caracterizados por:

  1. La accesoriedad. Los derechos reales de garantía se constituyen siempre para asegurar el cumplimiento de una obligación preexistente, denominada obligación principal u obligación asegurada. De donde se deduce la característica de la accesoriedad de los derechos reales de garantía, que solo pervivirán mientras la obligación principal se encuentre subsistente.
  2. La indivisibilidad. La pervivencia de las garantías reales será efectiva hasta que no se produzca el total cumplimiento de la obligación garantizada. Por tanto, el cumplimiento parcial o la división de la obligación principal no conllevara la división del derecho real de garantía. Con tal sentido, se haba de indivisibilidad de los derechos reales de garantía.
  3. Las facultades de realización del valor y de preferencia. Por regla general y salvo paco en contrario, los derechos reales de garantía no conceden al acreedor facultad alguna de hoce y uso de la cosa, aunque exista desplazamiento posesorio. Ello es natural, ya que la función propia de la prenda y la hipoteca no radica en transmitir facultades dominicales de disfrute de sus bienes, sino en garantizar el cumplimiento de la obligación que pese sobre el deudor. Dicha finalidad se consigue atribuyendo al acreedor pignoraticio o hipotecario las siguientes facultades:
  4. Derecho o facultad de realización del valor. Una vez constituida la garantía real, en caso de ser incumplida la obligación principal, el titular del derecho real puede instar la enajenación de la cosa objeto de la garantía; esto es, promover su venta en pública subasta para cobrar su crédito con el precio obtenido. Esta facultad se conoce como ius distrayendo o facultad de realización del valor. Constituye una facultad y un deber del acreedor de promover, por principio judicialmente la venta de la cosa objeto de garantía. La auto apropiación de esta por parte del acreedor esta rigurosamente prohibida por el código civil: el acreedor no puede apropiarse las cosas dadas en prenda o hipoteca, ni disponer de ellas.
  5. Derecho de preferencia. El crédito garantizado con prenda o hipoteca otorga así titilar, acreedor pignoraticio o hipotecario, la facultad de cobrar antes que otros acreedores respecto del precio obtenido en la subasta pública. Así pues, la existencia del derecho real de garantía convierte el derecho de crédito garantizado en crédito preferente.
  6. La especialidad. Las facultades referidas se le atribuyen al titular de la garantía real única y exclusivamente sobre el producto liquido de los bienes afectos a la garantía. Por ello se habla de especialidad de los derechos reales de garantía: en cuanto recaen de forma directa y especial sobre los bienes gravados, no sobre la totalidad de los bienes del deudor.
  7. La reipersecutoriedad. Finalmente, esta nota pone de manifiesto el carácter real del conjunto de facultades atribuidas al acreedor: quien podrá ejercitarlas, por tanto, frente a cualquiera otra persona, tercer adquirente o poseedor.

Fuente: Derecho civil y patrimonial. Carlos Lasarte

LOS DERECHOS REALES DE GARANTÍA
Función económica de los derechos reales de garantía
La prenda
La hipoteca
Click Here
VER TODO EL TEMARIO DE "DERECHO CIVIL Y PATRIMONIAL"
Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"