Responsabilidad subjetiva por hechos propios

Responsabilidad subjetiva por hechos propios

LOS ACTOS ILICITOS COMO FUENTE DE LAS OBLIGACIONES

Las obligaciones no se derivan solo de los contratos, sino que nacen también a consecuencia de ciertos actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia.

La doble Genesis de las obligaciones ha requerido distinguir entre la responsabilidad dimanante del incumplimiento del contrato (responsabilidad contractual) y la originada por los denominados actos ilícitos. A esta última se le denomina responsabilidad extracontractual o responsabilidad civil (para contraponerla a la responsabilidad penal).

La responsabilidad civil no tiene por qué conllevar delito; es la nacida de actos ilícitos en los que interviene la culpa o la negligencia.

Ahora bien, la responsabilidad civil puede ser accesoria de la responsabilidad penal.

 

LA RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL

La responsabilidad extracontractual se caracteriza por la inexistencia de vinculo obligatorio o relación jurídica preexistente entre el autor del daño y la victima del mismo; es decir, que en tal caso la obligación de reparar no surge del incumplimiento de una obligación previamente existente, sino del mero hecho de haberse producido un daño.

Actualmente, todo hecho ilícito que cause daño a otro, realizado intencional o negligentemente, es fuente de obligación. Se consagra, así como una categoría general, al igual que el contrato, la responsabilidad extracontractual.

Ahora bien, para la imposición de la responsabilidad extracontractual, caben en principio dos criterios distintos:

1.       Sistema de responsabilidad subjetiva del acto y del daño.

2.       Sistema de responsabilidad objetiva; la obligación de resarcimiento se genera simplemente por la relación de causalidad entre el acto del agente y el daño producido, independientemente de todo elemento de intencionalidad o falta de diligencia. Basta que se produzca el daño para que el responsable del mismo, aun sin culpa, haya de indemnizar a la víctima.

La responsabilidad objetiva es hoy día la regla general y la responsabilidad subjetiva la excepción.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

 

LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA POR HECHOS PROPIOS

El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligada a reparar el daño causado.

Glosemos con algún detalle el contenido de la norma transcrita para resaltar los elementos o presupuestos, de carácter subjetivo uy objetivo, que han de concurrir para que tenga lugar la responsabilidad extracontractual.

·         Los presupuestos de carácter objetivo

1.       Acción u omisión. La responsabilidad extracontractual presupone la acción u omisión de una persona, pero es indiferente para los efectos del nacimiento de la responsabilidad que la falta se realice por medio de un hecho activo o de una simple abstención. De otra parte, la acción del causante del daño puede consistir tanto en un acto propiamente dicho, consciente y voluntario, cuanto en un hecho involuntario.

2.       Ilicitud o antijuridicidad. Para que la acción uy omisión produzca la obligación de reparar el daño, es necesario que sea ilícita, es decir, contraria a Derecho. Todo acto u omisión que cause daño a otro se presume que es antijuridico. Solo dejara de serlo cuando concurra a su favor alguna de las causas que excluyen la antijuridicidad:

a.       los casos de legítima defensa o estado de necesidad,

b.       cuando el daño se causa con consentimiento de la víctima; a no ser que ese consentimiento sea contrario a una prohibición legal o a las buenas costumbres, o ineficaz por otras razones.

c.       Cuando se obre en virtud de un derecho. Sin embargo, ha de tenerse en cuenta que el uso de un derecho, cuando es abusivo, puede constituir un acto ilícito.

3.       El daño: referencia al daño moral. La jurisprudencia exige la existencia y prueba del daño para la procedencia de la indemnización de daños y perjuicios. Los daños materiales o patrimoniales deben ser objeto de reparación de forma indiscutible, entre otras razones porque son susceptible tanto de reparación especifica cuanto de reparación pecuniaria. Los daños morales se definen como aquellos que afectar a los bienes inmateriales de las personas, extraños al patrimonio y que no repercuten, cuando menos de modo inmediato, sobre este.

La doctrina y la jurisprudencia tienden a admitir desde hace a tiempo que todo daños, material o moral, siempre que sea real y demostrado, da lugar a reparación. La indemnización sobre daños morales cumple la finalidad de compensación de los sufrimientos del perjudicado.

 

·         El presupuesto subjetivo: la culpa o negligencia

Para que haya obligación de reparar el daño causado, es preciso que este sea atribuible al agente, bien porque tuviera intención de causarlo, o bien porque pudiendo y debiendo preverlo, no lo previo por negligencia inexcusable. La culpabilidad tiene como presupuestos básicos:

1.       La imputabilidad del autor: no responden los que no tienen discernimiento y conciencia (locos, menores).

2.       Conducta dolosa o culposa por parte del autor del hecho. Los artículos que regulan este apartado hacen referencia a la culpa solamente, pero hay que entender que este precepto se refiere a la culpa en un sentido genérico comprensivo del dolo, ya que este (equivalente ahora a conducta deliberada y consciente dirigida a producir daño a otro) es de mayor gravedad que la culpa y, por tanto, con mayor razón, debe generar la consiguiente responsabilidad extracontractual.

·         El presupuesto causal: la relación de casualidad

Entre la acción u omisión del agente y el daño inferido a la víctima debe existir un nexo causal: una relación de causa a efecto que, doctrinalmente, se conoce con el nombre de relación de causalidad.

Fuente: Derecho civil y patrimonial, Carlos Lasarte

RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL
La responsabilidad subjetiva por hechos propios
La responsabilidad por hecho ajeno
La responsabilidad objetiva o sin culpa
La responsabilidad del Estado y la Administración. La obligación de reparar el daño causado

Click Here
VER TODO EL TEMARIO DE "DERECHO CIVIL Y PATRIMONIAL"

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"