Sucesión testada o voluntaria: el testamento

Sucesión testada o voluntaria: el testamento

Click Here
VER TODO EL TEMARIO DE "DERECHO CIVIL Y PATRIMONIAL"
  • Noción y caracteres fundamentales del testamento

La sucesión hereditaria se denomina testada, testamentaria o voluntaria cuando se rige por las reglas establecidas por el causante en el testamento.

La importancia del testamento radica en ser el vehículo o instrumento de que se sirve el causante para exponer su última voluntad y, por ello, el ordenamiento jurídico le atribuye una serie de notas características que, brevemente, son:

  1. En primer lugar, la voluntad testamentaria es esencialmente revocable y, dado que no puede surtir efectos hasta la muerte del testador, éste podrá modificarla en cualquier momento y de forma libre. La esencial revocabilidad del testamento hace que, en caso de existencia de varios testamentos otorgados por una misma persona, en principio, solo el último de ellos haya de ser considerado valido. La voluntad del difunto es variable hasta el último suspiro.
  2. El testamento es un acto de carácter personalismo que no puede realizarse a través de mandatario o representante. De ahí que la ley considere oportuno rebajar la edad hábil para testar a los catorce años, tratando de que la mayoría parte de las personas puedan prever oportunamente el destino post mortem de sus bienes: regla que se concilia perfectamente con la revocabilidad de la voluntad testamentaria.
  3. Si la sucesión testada se fundamenta en la voluntad del causante, es natural que la ley procure que esta quede clarificada de la mejor manera posible, para que, una vez muerto el causante, no se generen eternas dudas y discusiones sobre el querer del testador. En dicha línea ha de ser interpretada la configuración del testamento como un negocio jurídico formal o solemne; no se trata tanto de dificultar el otorgamiento de testamentos cuando de garantizar la cogerencia entre la voluntad testamentaria y el vehículo portador de la misma.
  • Las formas testamentarias

Según nuestro Código civil, existen testamentos comunes y testamentos especiales.

Los testamentos comunes son de tres clases diferentes: ológrafos, redactados de puño y letra y formados por el testador, que ha de ser mayor de edad; abiertos, expresando el testador su voluntad ante Notario, y, en su caso, dos testigos que llegan a conocer la voluntad testamentaria, y; cerrados, el testador entre al Notario y dos testigos un sobre o cubierta donde se contendrá, escrita por el testador o por un tercero, la voluntad testamentaria.

En modificaciones posteriores, se suprime con carácter general el requisito de la existencia de testigos, manteniéndolos únicamente cuando el testador no sabe o no puede leer o no sabe o no puede firmar, o cuando el testador o el notario así lo soliciten.

La forma más generalizada y practica de testar es la segunda de las relatadas, salvo que se deseen mantener en el más absoluto secreto las disposiciones patrimoniales por causa de muerte. De otra parte, la intervención notarial en el otorgamiento del testamento, en contra de lo que generalmente se cree, es notarialmente barata.

En ciertos casos, los testamentos comunes abiertos asumen características propias de las circunstancias en que han sido otorgados y se habla por ello de testamentos extraordinarios; el otorgado en lengua extranjera, por el sordo, por el ciego, en peligro de muerte y en tiempo de epidemia.

Como testamentos especiales pueden considerarse el otorgado en tiempo de guerra, o testamento militar, durante un viaje marítimo, testamento marítimo, o en país extranjero.

  • El contenido patrimonial del testamento: heredero y legatario

En cuanto al contenido patrimonial típico del testamento, consiste fundamentalmente en designar los sucesores del causante, para cuando se produzca la muerte de éste.

En el caso de que la atribución patrimonial se realice sobre la totalidad o sobre una parte alícuota de la herencia para que le suceda de forma general o a título universal, se produce la denominada institución de heredero.

Por el contrario, cuando la atribución se realiza de forma concreta sobre un determinado bien o derecho de la masa hereditaria, atribuyendo al sucesor tal condición a título particular, se habla de legatario.

Fuente: Derecho civil y patrimonial. Carlos Lasarte

LA HERENCIA
Clases de sucesión
Sucesión testada o voluntaria: el testamento
Sucesión forzosa: legitimarios
Sucesión intestada
Click Here
VER TODO EL TEMARIO DE "DERECHO CIVIL Y PATRIMONIAL"
Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
13/9/18
COMPRA: 11.047
S: 10.750TP: 11.973
EN MERCADO
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32