El ebitda

El ebitda

El Ebitda se trata del resultado empresarial antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones productivas.

No coincide con el resultado de explotación (BE o ebit).

Ebitda = ebit + amortizaciones + provisiones

El ebitda permite comparar la capacidad de distintas empresas para generar beneficios y para analizar la evolución de una empresa, considerando únicamente su actividad productiva.

  • Son los gastos que se contabilizan cada año por el desgaste, depreciación, que tienen los elementos fijos de la producción (talleres, maquinas…). Su importe está condicionado por normas fiscales y por criterios subjetivos.
  • Son importes que dotan las empresas como gastos para cubrirse de posibles riesgos de depreciación del valor de los activos. Su importe esta condicionado por normas fiscales y por criterios subjetivos.
  • Intereses financieros. Son los gastos derivados de las deudas contraídas por la empresa al utilizar recursos financieros ajenos. Los intereses no dependen de la actividad económica y productiva de la empresa, sino de su nivel de endeudamiento.
  • El importe del impuesto sobre el beneficio de las sociedades depende del resultado obtenido por la empresa.

El ebitda busca una medida homogénea de la capacidad de la empresa para obtener beneficios mediante su actividad productiva, eliminando la subjetividad de las dotaciones y el efecto del endeudamiento.

El ebitda tiene la ventaja de la sencillez de su cálculo, aunque su análisis aislado implica  una serie de aspectos que pueden llevar a una mala interpretación del mismo:

  • El ebitda no mide la liquidez generada por la empresa en el periodo que se trate, aunque elimina las provisiones y amortizaciones (gastos que no suponen una salida de tesorería) no incluye otras salidas de liquidez.
  • Al eliminar las amortizaciones productivas, no tiene en cuenta las inversiones productivas realizadas por la empresa ni en el pasado ni en el periodo actual.
  • Al no considerar el endeudamiento de la empresa, es posible que una entidad con un ebitda elevado tenga a su vez un alto grado de endeudamiento, por lo que no muestra la capacidad real para generar beneficio.

Un ebitda elevado no es sinónimo de una buena gestión empresarial, siendo necesario realizar su análisis de forma conjunta con otros aspectos de la empresa. Por esto, es habitual utilizarlo en relación (cociente) a otros parámetros como:

  • Margen ebitda. Cociente entre el ebitda y sus ventas en el periodo que se trate. Es la proporción que representa el ebitda respecto a las ventas.

 

  • PER de ebitda, que es el cociente entre el valor de la empresa en el mercado y su ebitda. Es el valor que tiene en el mercado cada u.m. de ebitda.

Fuente: Fundamentos de Economía de la Empresa, Eduardo Perez Gorostegui, UNED

Click Here
TEMARIO COMPLETO "ECONOMÍA DE LA EMPRESA"

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"