La experiencia de Bretton Woods

La experiencia de Bretton Woods

Después de la Segunda Guerra Mundial, Norteamérica deseaba un mundo económico posbélico caracterizado por mercados abiertos, monedas convertibles, estabilidad de los tipos de cambio, facilidad para los movimientos de capital, cooperación internacional para lograr altos niveles de empleo y primacia de la iniciativa privada.

Antes de que la guerra terminara, en 1944, se firmaron en Bretton Woods los acuerdos que daban vida al FMI y al Banco Mundial. Sobre la primera de las organizaciones, que debía ocuparse de la cooperaciones monetaria internacional, descansaría un sistema de cambios fijos basado en los siguientes compromisos:

  1. Todas las monedas debian ser convertibles y mantener, a través del oro, una paridad fija con el dólar.
  2. Podria haber reajustes de paridades en caso de desequilibrio fundamental de balanza de pagos. El FMI no definia lo que debía entenderse por desequilibrio fundamental.
  3. Para cubrir los posibles desequilibrio no fundamentales de la balanza de pagos, el FMI, nutrido por cuotas de los países miembros, pondría a su disposición de estos una serie de recursos. A partir de un nivel determinado de utilización de esos recursos, el FMI obligaría a los países prestatarios a cumplir ciertas condiciones.

Adviertase que el sistema de cambios fijos diseñado en Bretton Woods descansaba sonre una condición fundamental y planteaba una doble asimetría. La condición fundamental era la estabilidad del dólar. Sin un dólar estable, la construcción entera se vendría abajo porque los bancos centrales de los demás país lo convertían e noro y reducirían, hasta limites intolerables, la base metalica del sistema. La doble asimetría suponía, de un lado, que los países superavitarios no tendrían ninguna obligación de corregir su desequilibrio exterior y, del otro, que Norteamérica ni siquiera se veria compelida al ajuste en caso de desequilibrio de cualquier índole porque, al ser el país de moneda de reserva por excelencia, sus desequilibrios podían ser financiados con su propia moneda.

Por una parte, pues, el sistema requeria la estabilidad de su moneda clave; sin esa estabilidad, el sistema se vendría abajo porque se produciría una conversión acelerada de dólares. Por otro lado, la obligación de sostener los cambios implicaba mantener un nivel suficiente de reservas, lo que significaba, desde el principio, alcanzar un difícil equilibrio para poder realizar las intervenciones; si crecia velozmente, podían plantear un problema de confianza en el dólar y acelerar su conversión en oro. En tercer lugar, la asimetría en el ajuste exterior atacaba, en su misma base, la estabilidad del dólar; Norteamérica, al contrario que el resto de los países no se veía impelida a ajustar, via renta, un desequilibrio exterior porque podría financiarlo con su propia moneda, si bien la abundancia de la misma terminaría por debilitarla y generar un problema de confianza.

  • El papel del Fondo Monetario Internacional

En primer lugar, los países miembros contribuían a los recursos del Fondo mediante una cuota, desembolsada en un 25% en oro y el 75% restante en moneda nacional. El monto de la cuota se fijaba teniendo en cuenta las principales magnitudes del país y determinaba su capacidad de voto y sus posibilidades de girar contra los recursos del organismo.

El procedimiento consistía en que el país necesitado de divisas, por razones de desequilibrio no fundamental de Balanza de Pagos, podía solicitarlas al Fondo de la forma siguiente: el 25% de su cuota, es decir, el tramo en oro, le daba un derecho automatico a recabar divisas por ese montante contra su propia moneda; superado ese montante, y dentro de unos limites, podía seguir utilizando recursos del Fondo, también contra su moneda, pero debía cumplir una serie de condiciones que se hacían mas estrictas a medida que aumentaba el préstamo.

Para el caso de desequilibrio fundamental, los países debian devaluar su moneda. Una devaluación de hasta el 10% requeria tan solo informar al Fondo, por encima del 10% se necesitaba aprobación del mismo.

El termino desequilibrio fundamental podría entenderse por tal incapacidad de un país para equilibrar sus cuentas exteriores, sin recurrir a imponer una fuerte deflación interna o a endurecer su protección externa.

En buena medida, el FMI reflejaba mucho mas los temores del pasado que las necesidades del presente y, consecuentemente, daría escasa respuesta a las debilidades del sistema de cambios fijos y a las multiples turbulencias que terminarían por abogarlo.

  • Las debilidades del sistema

En un mundo posbélico, la cantidad de dólares en manos de terceros países dependía de la situación de labalanza de pagos norteamericana: con superávit sostenidos, el problema de las reservas tendería a agravarse, como de hecho sucedió hasta 1958; con déficit, las reservas crecerían pero plantearían un nuevo problema: el de la confianza internacional en el valor de la moneda.

El dilema de Triffin o incapacidad del sistema para dar solución conjunta al problema de liquidez (crecimiento adecuado de las reservas) y al de confianza (mantenimiento de la relación dólar-oro pactada).

El propio Triffin anticiparía el resultado final de ese dilema: cuando los pasivos exteriores norteamericanos se hubieran hecho demasiado abundantes, los bancos centrales de los demás países empezarían a convertir dólares en oro al precio fijo de 35 dólares la onza, lo que, al reducir aceleradamente las reservsa de oro norteamericanas, socavaría los fundamentos del mecanismo y lo haría saltar en pedazos.

Una primera debilidad, y que los hechos se encargaron de confirmar y que no podía ser resuelta a través de una devaluación del dólar: un cambio de su paridad con el oro. Primero, porque todo el edificio monetario mundial se asentaba sobre esa relación fija, y en segundo lugar, porque una devaluación podía dar lugar a que los bancos centrales, ante el temor de nuevas devaluaciones, acelerasen la conversión.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

Una segunda debilidad radicaba en el problema del ajuste que, a su vez, tenia una triple raíz:

  • la resistencia de los países a practicar las políticas necesarias para mantener la cotización exterior de la moneda.

La cotización de una moneda depende de la situación de las cuentas exteriores del país, lo que significa que, para que la cotización se mantenga, la política eocnomica debe tener, como objetivo central, el equilibrio exterior. un objetivo que, en el mundo de ls posguerra, se fue abandonando progresivamente a favor de los objetivos internos. La rigidez progresiva de las economías fue debilitando las respuestas externas a las políticas internas, lo que hizo aun mas difícil el ajuste exterior.

  • la asimetría entre países excedentarios y deficitarios

Esta asimetría deriva del propio acuerdo del FMI, que no reconocia la obligación alguna de ajuste a los países excedentario salvo la contenida en la denominada “Clausula de moneda escasa”, que permitia adoptar medidas discriminatorias contra los países excedentarios, pero que nunca fue invocada.

  • y, de nuevo, la asimetría entre el país con moneda de reserva y el resto de los países.

Pese a que, inicialmente, tanto el dólar como la libra eran consideradas monedas de reserva, la debilidad de la economía británica pronto dejo al dólar como única moneda de reserva, lo que, por la propia configuración del sistema de cambios fijos, permitia a EEUU incurrir en déficit sin tener que gastar reservas, para sostener la paridad en la moneda y disparaba su conversión en oro.

El problema del ajuste, segunda gran debilidad del sistema, aumentó la inestabilidad del mercanismo de cambios y desencadenó toda una serie de tensiones monetarias que, con el tiempo, provocaría su derrumbamiento.

LA VOLATILIDAD FINANCIERA
El mercado de divisas
La experiencia de Bretton Woods
LasLas turbulencias del sistema de Bretton Woods turbulencias del sistema de Bretton Woods
La quiebra del mecanismo de paridades fijas; cambios flotantes
APLICACIÓN: Ajuste del tipo de cambio de dos monedas hasta reflejar la inflación
Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"