Mercado de divisas

Mercado de divisas

Correspondiente al tema 6 de la asignatura “Economía Mundial” de la UNED, del libro “Economía Mundial” de McGraw-Hill.

LAS DOS CARAS DE LA MONEDA


Los mercados de capital -de medios de pago y de crédito, es decir, divisas y activos financieros- cumplen una función integradora: permiten que el ahorro se desplace, de un mercado a otro, a la búsqueda de los proyectos más rentables.

Pero esos desplazamientos de capital, que requieren cambios de moneda cuando se dirigen de un país a otro, provocan, a veces, perturbaciones, en los tipos de cambio y los precios de los activos financieros, que pueden afectar, muy negativamente, a las variables reales de las economías afectadas. La libertad de movimientos de capital lleva aparejada la volatilidad de precios, sea de tipos de cambio o de cotizaciones de activos, una volatilidad que constituye un gran mecanismo centrifugador de la economía mundial y que vamos a estudiar desde dos ángulos: el de los mercados de divisas y el de las bolsas.

LAS DIVISAS: CONCEPTOS FUNDAMENTALES


  • El tipo de cambio

Denominamos tipo de cambio al precio de una moneda en términos de otras monedas, con la siguiente distinción:

  • El tipo de cambio contado, spot, es el precio correspondiente a la entrega a dos días.
  • El tipo de cambio futuro, forward, es el precio correspondiente a la entrega a un plazo determinado, generalmente de un mes a un año.

Apertura

Dólares por euro

Contado 1.198
Plazo
2 meses 1.1958
3 meses 1.1978
6 meses 1.2043

Si una empresa sevillana compra una maquina a Estados Unidos, y la entrega de la misma fuese inmediata, la empresa tendría que adquirir los dólares al contado y transferirlos y sabría, desde el principio, cuál sería el precio, en euros, de la máquina. Pero si, por el contrario, la entrega fuese a seis meses, el comprador sevillano se enfrentaría a la siguiente alternativa: adquirir los dólares a seis meses, con lo cual ya conocería, desde ahora, su precio cierto o, si entiende que la previsión de los mercados no es cierta y que, en realidad, el dólar se va a depreciar más con el paso del tiempo, esperar a que transcurrir ese plazo y adquirirlos, finalmente, al contado. En el primero de los casos habría soslayado el riesgo, mediante una operación de cobertura, y en el segundo, estaría especulando; si acierta, el precio de la maquina en euros será menos de los esperado y lograra un beneficio adicional; si se equivoca, el precio será mayor uy tendrá que soportar una perdida.

Las variaciones de tipo de cambio, y la dificultad de prever tales variaciones, son fuente de beneficios y perdidas continuas. Los precios de los divisas determinado los precios relativos de bienes, servicios y activos financieros e influye, por tanto, sobre el comercio y  los movimientos de capital internacionales.

  • Los mercados de divisas

Son los mercados en los que se negocian los precios, contado y futuro, de las diferentes monedas, unos mercados con determinadas singularidades.

Son mercados interbancarios; la mayor parte de las transacciones consisten en intercambiar deposito bancarios en diferentes monedas. Principales agentes que operan en el mercado de divisas:

  • Bancos comerciales. Actúan en los mercados de divisas por dos razones: para cumplir las órdenes de sus clientes y para obtener beneficios.
  • Bancos centrales. Se limitan a corregir las oscilaciones no deseadas de la cotización de su moneda.
  • Grandes empresas y multinacionales. Necesitan efectuar sus operaciones en varias monedas, pero, además, necesitan operaciones de cobertura para proteger el valor de sus activos denominados en otras divisas y para evitar el riesgo derivado de la apreciación de las principales monedas en las que se endeudan.
  • Inversores institucionales. Una gran parte del ahorro privado se gestiona por instituciones. Se trata de los fondos de presiones, fondos de inversión, seguros de vida y todos los patrimonios que buscan la mejor combinación posible de rentabilidad-solvencia y que son administrados por gestores profesionales. Esa inversión institucional actúa también, de forma continua, en los mercados de divisas para maximizar la rentabilidad de las carteras y para efectuar operaciones de cobertura.

Las transacciones del mercado de divisas alcanzaron 1,88 billones de dólares diarios en 2004.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
13/9/18
COMPRA: 11.047
S: 10.750TP: 11.973
EN MERCADO
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

El mercado de divisas está integrado por segmentos distintos; los fundamentales y los de más rápido crecimiento son los de swaps, futuros y opciones.

  • ¿A que obedece el tipo de cambio?

El tipo de cambio, contado o futuro, de una moneda es el precio que equilibra la oferta y la demanda de la misma en cada momento. Son, pues, los flujos internaciones de comercio y capital los que determinan ambas curvas.

OFERTA, dependerá de: DEMANDADA, dependerá de:
Exportaciones Importaciones
Transferencias recibidas de otros países Transferencias hechas a otros países
Entradas de capital exterior Salidas de capital

Sobre esos movimientos, inciden una serie de factores:

  • Diferenciales de inflación. Si la inflación de la zona euro es superior a la norteamericana, la capacidad adquisitiva del euro disminuirá más rápidamente que la del dólar, lo que aumentará la demanda de dólares para adquirir bienes, servicios o activos financieros norteamericanos, y producirá una depreciación del euro con respecto al dólar. La influencia de los diferenciales de inflación sobre el tipo de cambio resulta indudable, y la paridad del poder adquisitivo permite explicar una parte de los movimientos del tipo de cambio.
  • Diferenciales de interés. Especialmente de interés a corto plazo. Si los intereses practicados en la eurozona son superiores a los de Norteamérica, el capital norteamericano se desplazará hacia la Unión Monetaria, en busca de mayor rentabilidad, y el euro se apreciara con respecto al dólar. Los agentes económicos van a guiarse por el interés real, no por el nominar, es decir, el que resulta de ajustar aquel por la tasa de inflación.

En 1923, Keynes enuncio la teoría de la paridad de intereses: las diferencias de tipos de interés hacen que el capital acuda allí donde su remuneración es más alta, lo que producirá una apreciación inmediata de su tipo de cambio al contado y una depreciación de su cambio futuro; el arbitraje cesara cuando, por la acción inversa del contado y del futuro, las rentabilidades se igualen entre todas las monedas consideradas. La teoría de la paridad de intereses, una de las más influyentes entre los operadores internacionales, sirve para determinar el futuro, a diversos plazos, de una moneda.

  • Ritmo de crecimiento de los distintos países. Si la renta norteamericana crece a mayor ritmo que la de la UE, la demanda norteamericana de bienes, servicios y activos financieros europeos aumentara más deprisa que la demanda de bienes, servicios y activos financieros americanos. El euro se apreciará con relación al dólar puesto que la demanda de euros será mayor que la de dólares.
  • Las expectativas. Los mercados de divisas reflejan los cambios de expectativas debidos a una pluralidad de factores. El rebrote inflacionista en cualquier país producirá, por lo general, la venta de su moneda ante la posibilidad de que se deprecie, lo cual acelerará esa tendencia. Ante el temor de que una moneda se deprecie, los importadores del país correspondiente adelantaran sus pagos en otras monedas, y los exportadores atrasaran los reembolsos de las diferentes divisas en los que cobran, lo que debilitara aún más la moneda al desplazarse, a derecha e izquierda, las curvas de demanda y oferta de las otras divisas. Un aumento de la inestabilidad política, que pueda llevar aparejado el estallido de un conflicto bélico de cierta importancia en cualquier zona del mundo, tendrá su reflejo en los precios internaciones de las monedas y, normalmente, elevara la cotización del dólar por tratarse de la moneda refugio por excelencia. La modificación de las expectativas desencadenara, además, operaciones de cobertura y especulación que, por lo general, acentuaran la volatilidad de los mercados de divisas.
  • Controles públicos. Las barreras comerciales tienden, por lo general, a reducirse y el control de cambios es mínimo o inexistente. Dada la influencia del tipo de cambio sobre las grandes variables, monetarias o reales, de cualquier economía, los controles públicos pueden sufrir alteraciones fundamentales e influir, notablemente, sobre las cotizaciones de las monedas. Si, por ejemplo, el Gobierno americano estableciese un impuesto, de cierto nivel, sobre los intereses obtenidos en el extranjero, la salida de capital norteamericano, en busca de mayor rentabilidad, se reduciría y provocaría una apreciación del dólar. Si el BCE dificultase la concesión de préstamos en euros para la adquisición inmediata de divisas, el euro tendería a apreciarse.

Los mercados de divisas gozan de libertad de movimientos de capital, rapidez de las transacciones, existencia de una gama muy amplia de activos financieros y la importancia de la inversión institucional. Por estos cuatro rasgos, el precio de las monedas suponen una continua modificación por la aparición de turbulencias cambiarias, de intensidad y duración diversas.

¿Son anticipables los tipos de cambio? A corto plazo no parecen serlo porque ningún modelo es capaz de combinar todos los factores descritos y de prever lo que, por definición, es imprevisible: los cambios de expectativas. Por ello cabe subrayas que, en sistemas flotantes, los hechos demuestran que las variaciones de los tipos de cambios son, en gran medida, aleatoria e imprevisibles.

  • Tipos de cambio flexibles y fijos

Cuando suponemos que el tipo de cambio de cualquier moneda puede oscilar libremente, en respuesta a las fuerzas que operan sobre la oferta y la demanda, hablamos de tipo de cambio flexibles. Pero puede ocurrir que un conjunto de países pacte entre si que sus tipos de cambio, salvo circunstancias excepcionales, mantengan siempre idéntica paridad con un ligero margen de oscilación. En tal caso hablamos de tipos de cambios fijos.

Tipos de cambio flexibles Tipos de cambio fijo
Independencia de la política monetaria La política monetaria se ve condicionada por la necesidad de mantener el tipo de cambio
Simetría en las obligaciones internacionales Protección frente a movimientos especulativos
Condiciones de estabilizadores económicos Impulso al comercio y la inversión internacionales
Capacidad para corregir con rapidez el efecto de un cambio en las condiciones económicas Apoyo a la coordinación de políticas económicas
Obliga a los gobiernos a mayor disciplina fiscal y monetaria

En un sistema de cambios fijos, la política monetaria se ve condicionada por la necesidad de mantener el tipo de cambio dentro de los márgenes acordados. Por tanto, la posibilidad de reducir o aumentar los tipos de interés, para estimular la actividad económica o atajar las presiones inflacionistas, choca con la restricción cambiaria, dado que una reducción del tipo de interés provocara una salida de capital que debilitara la moneda y un aumento  atraerá capital exterior y la reforzara. Por el contrario, los cambios flexibles liberan a la política monetaria de esas obligaciones y permiten a los gobiernos ocuparse, con menos trabas, de los equilibrios internos y externos. La política monetaria podría ser mucho más laxa cuando se trate de dinamizar la economía y de recuperar la competitividad exterior y más restrictiva cuando lo que se persiga sea enfriarla.

El sistema de cambio fijos de Bretton Woods producía una doble asimetría. Por una parte, y dado que los países miembros debían mantener la paridad de su moneda con el dólar, convertía a la Reserva Federal norteamericana en el organismo que determinada, de facto, la oferta monetaria de todos los países intervinientes; por otro lado, aceptada que un país devaluase su moneda con respecto al dólar, en caso de desequilibrio fundamental, pero no permitía a EEUU devaluar su moneda frente a los demás, con lo cual los desequilibrios fundamentales norteamericanos tendían a transmitirse a los demás países. Por ejemplo, su inflación.

La doble asimetría desaparece con un sistema de cambios flexibles y permite que los tipos de cambio respondan a la tensión de los mercados y no a las decisiones gubernamentales.

Aunque, en teoría, los cambios flexibles permiten una autonomía mayor de la política monetaria, en la practica la autonomía queda siempre limitada por la necesidad de evitar desajustes amplios en las variables fundamentales. Si la política monetaria se hace más expansiva para tratar de reanimar la economía, el tipo de cambio se depreciará de forma semiautomática y los bienes y servicios importados se encarecerán; cuanto más abierta sea la economía, mayor será el impacto que la depreciación del cambio tendrá sobre la inflación y mayores serán las respuestas de los agentes económicos para intentar compensarlo. Ese reclamo de mayores salarios y beneficios, que realimentara la inflación, puede colocar de nuevo a la economía considerada en una espiral depreciación-inflación que cualquier gobierno desea soslayar. De ahí que, pese a la flexibilidad del cambio, los gobiernos se preocupen por las oscilaciones cambiarias y procuren modular su política monetaria para evitar efectos indeseados.

Sin embargo, y pese a las consideraciones anteriores, la estabilidad de tipos de cambio es un factor que contribuye notablemente a la expansión de la renta y el comercio -al potencias las expectativas empresariales-, mientras que la inestabilidad, al magnificar las incertidumbres, recorta las posibilidades expansivas.

LA VOLATILIDAD FINANCIERA
El mercado de divisas
La experiencia de Bretton Woods
LasLas turbulencias del sistema de Bretton Woods turbulencias del sistema de Bretton Woods
La quiebra del mecanismo de paridades fijas; cambios flotantes
APLICACIÓN: Ajuste del tipo de cambio de dos monedas hasta reflejar la inflación