Última etapa del proceso integrador europeo: el Tratado de Maastricht

Última etapa del proceso integrador europeo: el Tratado de Maastricht

Tres años después del Informe Delors, los doce países miembros de la Comunidad Europea aprobaron en Maastricht, en diciembre de 1991, el Tratado de la Unión Europea, un gran acuerdo que se firmó en febrero de 1992 y que debía ser refrendado por todos los países a los largo de ese mismo año. Se cumplia asi el requisito de reformas las normas comunitarias para avanzar en el proceso integrador. 

Ratificación del Tratado de Maastricht por parte de España, BOE
Ratificación del Tratado de Maastricht por parte de España, BOE

El Tratado de la Unión Europea pretende lograr mayor integración política entre los países miembros (nótese que desapareec el término Económica). Para lograr la unión política se prevé una serie de modificaciones institucionales destinadas a conferir mayores poderes a los órganos comunitarios; el Consejo Europeo (Jefes de Estado y/o Gobierno) aparece, por primera vez, como máximo órgano político de la Unión. Los poderes del Parlamento se refuerzan, asi como sus mecanismos y medios de acción; aumenta el numero de supuestos en los que el Consejo de Ministros puede decidir por mayoría cualificada, al tiempo que se subraya que los representantes obligan a sus estados miembros. El papel de la comisión se amplia, si bien queda somitida a un mayor control político y financiero del Parlamento. Y dentro de las primeras manifestaciones de esa unión política aparece la Ciudadania de la Unión, esto es, el conjunto de derechos políticos, económicos y sociales de los ciudadanos que la Unión garantiza; entre ellos, el derecho a votar y a ser elegido en las elecciones municipales de cualquier país miembro o la protección diplomática y consular que las embajadas y consulados de todos los Estados miembros deben dispensar en terceros países a los nacionales comunitarios. Con respecto a la Unión Economica y Monetaria, el motor fundamental de la integración, el Tratado de Maastricht, distingue tres etapas con contenidos diferenciados:

  1. Durante la primera fase, iniciada en 1990, los estados miembros aprobaran programas destinados a lograr el esfuerzo de convergencia necesario para construir la Unión Economica y Monetaria. Esos programas que prestaran especial atención a la estabilidad de precios y a la solidez de las finanzas publicas, serán evaluados por el Consejo previo informe de la Comisión.
  2. Durante la segunda fase, iniciada en 1994, los estados miembros adoptaran las disposiciones necesarias para garantizar la independiencia de sus Bancos Centrales y se creara el Instituto Monetario Europeo, requisito indispensable para mantener la estabilidad de precios. El cometido básico del Instituto Monetario Europeo es preparar, en el ámbito monetario, la tercera y ultima fase de la Unión Económica y Monetaria.
  3. Antes de pasar a la tercera fase y fijar irrevocablemente los tipos de cambio, era preciso cumplir cinco condiciones:
    1. Durante el año anterior al examen, la inflación medida por el índice de precios al consumo, no debía superar en mas de 1,5 puntos la de los tres estados miembros mas estables.
    2. En el momento del examen, el déficit de las Administraciones Publicas previsto o real no debía superar el 3% del PIB.
    3. En el momento del examen, la deuda publica no debía superar el 60% del PIB.
    4. Durante los dos años anteriores al examen, la moneda debía mantenerse dentro de los márgenes normales de fluctuación del Sistema Monetario Europeo, sin haber experimentado tensiones ni haber devaluado su tipo central por iniciativa propia.
    5. Durante el año anterior al examen, los tipos medios de interés a largo plazo referidos a Bonos del Estado y ovalores comparable, no debía exceder en mas de 2 puntos a los de los tres países mas estables.

El examen mencionado lo llevará a cabo el Consejo de Ministros. Sus conclusiones las elevará al Consejo Europeo y éste, por mayoría cualificada y con el dictamen del Parlamenteo Europeo, actuara de la forma siguiente:

  • Como máximo al 31 de diciembre de 1996, decidirá:
    1. Si una mayoría de Estados miembros cumple las condiciones necesarias para establecer una moneda única.
    2. Si resulta apropiado iniciar la tercera fase; en caso afirmativo, fijara la fecha de inicio de la tercera gase; si al finalizar 1997 no se hubiese fijado la fecha para el comienzo de la tercera fase, ésta se iniciara el 1 de enero de 1999.

Los Estados miembros que no cumplan las condiciones se denominarán Estados miembros acogidos a una excepción; no les serán aplicables, durante el tiempo en que se mantengan en tal condición, las oblifaciones fundamentales de la Unión Monetaria y, como minimo cada dos años o a petición propia se evaluara su situación.

Tan pronto como se fije la fecha ed comienzo de la tercera fase, el Consejo Europeo nombrará al Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo y quedaran constituidos tanto el Banco Central Europeo, que asumirá las funciones que considere necesario del Instituo Monetario Europeo, como el Sistema Europeo de Bancos Centrales, compuesto por el Banco Central Europeo y los Bancos Centrales de los Estados miembros u cyo objetivo principal será mantener la estabilidad de precios.

El BCE debe garantizar que se cumplan las funciones encomendadas al Sistema Europeo de Banco Centrales, el SEBC, esto es:

  1. Definir y ejecutar la política monetaria de la Comunidad.
  2. Intervenir en los mercados de divisas para mantener el tipo de cambio de la moneda comunitaria con respecto a monedas de terceros países.
  3. Poseer ygestionar las reservas oficiales de divisas de los Estados miembros.
  4. Promover el buen funcionamiento de los sistemas de pagos.

Desde la entrada en vigor de la tercera fase, el Consejo, por unanimidad de Estado miembros no acogidos a excepción, y previa consulta al BCE, fijara los tipos de conversión a los que quedaran irrevocablemente unidas las monedas y el tipo fijo al que el ECU sustituirá dichas monedas. Observese que, de acuerdo con el Tratado, la Unión Economica y Monetaria requiere que la política monetaria será única, con objetivo básico de ofrecer estabilidad a los precios, al tiempo que la política fiscal seguirá siendo prerrogativa de los Estados miembros.

Los diferenciales de inflación han de ser minimos para que los tipos de cambio puedan fijarse con carácter irrevocable y permanente, en una primera fase y, para que mas tarde, pueda introducirse la moneda única.

El Tratado de Maastricht insiste repetidas veces en la necesidad de fortalecer la cogesion económica y social entre los países miembros y por la que se confia en que la utilización de los fondos estructurales y del nuevo Fondo de Cohesion, aprobado en el mismo Tratado, logre el objetivo. El Fondo de Cogesion, con cargo a recursos comunitarios, esta destinado a cofinanciar proyectos de infraestructura de transporte y programas de medio ambiente en los países con PNB per capita inferior al 90% de la media comunitaria.

Aunque el Tratado establece ciertas normas presupuestarias (los gobiernos no deben incurrir en déficit excesivo, para lo cual se prohíbe, ya desde el comienzo de la segunda fase, la financiación del sector publico por parte de los Bancos Centrales), la política fiscal sigue siendo competencia de los países miembros.

INTEGRACIÓN ECONÓMICA
Integración económica: los hechos
Efectos de la integración económica
La integración europea: primera etapa
Integración europea; segunda, tercera y cuarta etapa
Última etapa del proceso integrador europeo: el Tratado de Maastricht
La Unión Monetaria Europea, UME. Tratado de Niza y Tratado de Lisboa
Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"