El sistema de pensiones de la Seguridad Social en España. ¿Como funciona?

El sistema de pensiones de la Seguridad Social en España. ¿Como funciona?

El sistema de pensiones de la Seguridad Social en España


El artículo 41 de la Constitución Española establece que los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social, para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo. La asistencia y prestaciones complementarias serán libres.

Al igual que en los países de la UE, el sistema de prestaciones existente en España obedece a los dos modelos tradicionales, el universal, financiado fundamentalmente con impuestos, y el profesional, basado en las cotizaciones sociales financiadas por los trabajadores y por los empleadores. Aun así, en los últimos años se observa una clara tendencia hacia un sistema universal, en el que la financiación publica tiene cada vez un mayor protagonismo.

En España, las cotizaciones sociales las sufragan en parte el trabajador y en parte el empresario, salvo en el caso de las cotizaciones para el Fondo de Garantía Salarial, accidente de trabajo y enfermedad profesional, que son financiadas íntegramente con las aportaciones empresariales. Corresponde, no obstante, al empleador la obligación de retener e ingresar las cotizaciones sociales de sus trabajadores.

La cantidad total a ingresar es la resultante de aplicar los porcentajes de cotizaciones a las retribuciones salariales mensuales de los trabajadores, excluyéndose, no obstante, algunos conceptos a tales efectos, entre los que figuran las indemnizaciones por despido, fallecimiento o matrimonio, así como la adquisición de prendas de trabajo, y teniendo en cuenta que las retribuciones con periodicidad superior al mes se prorratean a lo largo de los doce meses del año.

En las pensiones por jubilación existen, en todo caso, unas bases máximas y mínimas de cotizaciones, de manera que, si el suelo computable del trabajador es superior a dicha cuantía, los porcentajes de cotizaciones se aplicaran sobre esa base máxima.

Una vez que el trabajador se jubila, el cálculo de la pensión que le corresponde se determina teniendo en cuenta una serie de factores, como son los años de cotizaciones, la edad de jubilación y los sueldos percibidos en los últimos años.

En España, para determinar el importe de la prestación (base reguladora) se consideraban los salarios percibidos durante los ocho últimos años cotizados. Sin embargo, la reforma del año 1997 amplio este periodo a los últimos quince años.

Para poder recibir una pensión contributiva es necesario además haber cotizado durante un periodo mínimo de quince años (lo que dará derecho a recibir un 50% de la base reguladora). Por cada año adicional a partir de los quince y hasta los veinticinco años, se añade un 3% a la cuantía percibida. Por último, entre los veinticinco y los treinta y cinco años (momento en el que se tendrá derecha al 100% de la base reguladora) se ira añadiendo un 2% a la cuantía de la pensión.

A partir del 1 de enero de 2013, la edad de acceso a la pensión de jubilación depende de la edad del interesado y de las cotizaciones acumuladas a lo largo de su vida laboral, requiriendo haber cumplido la edad de 67 o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización. Se mantiene la edad de 65 años para quienes resulte de aplicación la legislación anterior al 1 de enero de 2013.

Para evitar que los pensionistas pierdan poder adquisitivo, se prevé, como en los restantes países de la UE, la actualización anual automática de las pensiones de acuerdo con el IPC previsto. Si al final del año la inflación prevista es inferior a la real, esto se tendrá en cuenta a la hora de revalorizar las pensiones para el año siguiente, a menos que el Gobierno disponga algo distinto en las Leyes de Presupuestos Generales del Estado.

Otros dos aspectos destacables de la Seguridad Social en España son: por una parte, que, junto al sistema de pensiones contributivas, tras su aprobación por ley en 1990 se conceden también pensiones no contributivas (financiadas con cargo a los Presupuestos del Estado) a aquellos individuos que no han cotizado, o que habiéndolo hecho lo ha sido por un importe insuficiente y, por otra parte, que en ella coexisten un Régimen General uy ocho Regímenes Especiales, con claras diferencias entre ellos no solo en lo que se refiere a las pensiones de las que pueden beneficiarse los trabajadores incluidos en cada Régimen, sino también  a las cotizaciones que realizan.

Finalmente, como ya se ha comentado, en España las pensiones de los funcionarios públicos son gestionadas por las Mutualidades de Funcionarios. Los funcionarios públicos se encuadran en grupos profesionales, cada uno de ellos con un sistema de pensiones diferentes gestionado por una entidad gestora, Mutualidad, especifica e independiente.

2 comentarios

  1. GRACIAS

    ME HE SACADO LA ASIGNATURA CON LOS APUNTES DE ESTE BLOG

    DE TERCERO NO HAY NADAAA??

  2. Author

    Hola Sara.

    Me alegro que te hayan sido de ayuda los apuntes que hay en la web.

    De tercero todavía no hay nada, ya que yo estoy en segundo todavía y no he llegado a las asignaturas posteriores.

    Pero llegaré! Y aquí estarán los apuntes.

    Saludos.

Comments are closed.