Distribución de la renta y desigualdad regional en España

Distribución de la renta y desigualdad regional en España

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

En España existe una fuerte desigualdad regional.

El PIB per cápita de la región más rica prácticamente duplica al de la región más pobre

Estas desigualdad también se dan en otros países como Alemania, Reino Unido o Italia. Lo más preocupante es que la falta de convergencia en términos de PIB per cápita se ve agudizada por el mantenimiento de elevadas tasas de desempleo en ciertas regiones pobres y, además se agrava en las recesiones económicas, al dispersar las tasas de paro regionales.

A pesar de la falta de convergencia, las regiones pobres se han beneficiado del fuerte crecimiento económico y de la consolidación del Estado del Bienestar, lo que les ha permitido avanzar en la convergencia en términos de renta disponible. Es decir, las prestaciones personales contribuyen notablemente a corregir los desequilibrio del PIB respecto a la renta que es, en definitiva, la variable económica que los ciudadanos perciben para determinar la desigualdad regional.

  • ¿Deben tomarse medidas que involucren recursos públicos para equilibrar la distribución regional de la renta?

El Estado de Bienestar actúa como elemento corrector de las desigualdades regionales, especialmente mediante las prestaciones por desempleo y las pensiones. Sin embargo, la efectividad de estas transferencias personales es escasa o nula en la correción de los desequilibrios estructurales que, en último término son los responsables de dichas desigualdades.

De ahí que exista una sólida base teórica para justificar las ayudas públicas regionales (por territorios) con el fin de proporcionar las infraestructuras, el capital humano y la tecnología necesarias para que las regiones pobres crezcan por encima de la media mejorando la convergencia.

España recibe ayudas de la UE en forma de fondo estructurales, como el FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional), FSE (Fondo Social Europeo), FEAGA (Fondo Europeo Agrícola de Garantía Agraria) y FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural); y el Fondo de Cohesión. El objetivo de estos fondos es favorecer la cohesión social y económica entre los Estados miembros.

  • Las divergencias regionales en el PIB per cápita son mayores que en la renta disponible, debido a que el PIB per cápita no incluye ningún efecto redistributivo de la política fiscal y de las transferencias públicas. Es muy interesante comprobar cuántos puntos porcentuales pierden las regiones más ricas respecto a la media nacional al apsar del PIB per cápita a la Renta Disponible (nos da una idea de la contribución de las regiones ricas a la cohesión territorial del país).
  • Se confirma la falta de convergencia regional en el PIB per cápita y en la Renta Disponible en los años de recesión. Este último efecto es aún más negativo desde el punto de vista social pues delata que las transferencias públicas no están consiguiendo paliar los efectos de la crisis, que en las regiones más pobres están siendo más agudos.

  • Se comprueba que las regiones más ricas, con un PIB per cápita por encima de la media, han mostrado un patrón muy estable, siendo la Comunidad de Madrid la región que ostenta el primer puesto en el ranking, en términos de PIB por habitante.
  • Aquellas regiones que han mostrado un importante crecimiento de la población en las últimas décadas han tenido que aumentar más, en proporción, su PIB para mantener su posición. Por ello, algunas regiones que no han conseguido esto han visto empeorar su posición en este ranking, tal es el caso de Baleares, Canarias o la Comunidad Valenciana.

Desigualdad de la renta

El indicador básico que se emplea para examinar la desigualdad de rentas es el índice de Gini.

El siguiente gráfico muestra la evolución del índice de Gini para España y la dispersión que presenta por Comunidades Autónomas entre 2008 y 2011, en particular se señala el valor máximo y mínimo de cada año.

Como puede comprobarse se ha producido un incremento de la desigualdad, observable porque:

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32
  1. Está aumentando el índice de Gini nacional.
  2. Está aumentando la dispersión entre índices de Gini de las regiones (aquellas Comunidades Autónomas con mayor desigualdad antes de la recesión están incrementando más rápidamente la desigualdad en la renta de sus habitantes).

La riqueza per cápita de un país medida bien con el PIB o con la Renta Disponible es el indicador económico más ampliamente utilizado para evaluar el nivel de vida de la población. Sin embargo, es limitado a la hora de mostrar la calidad de vida de los habitantes de un país.

En los 90, la ONU publicó los primeros informes sobre el índice de desarrollo humano, IDH, que incorporaba variables relacionadas con la salud, la educación y el bienestar material; asociar el desarrollo humano con variables que van más allá de lo puramente monetario. El ranking de países cambia cuando se utiliza el IDH o el PIB per cápita.

Para ambas regiones (España y los diez primeros países), el IDH ha mostrado una tendencia creciente intensa hasta la crsis económica internacional iniciada en 2008. En particular, el IDH de España durante la última etapa expansiva redujo la brecha respecto al IDH de los 10 mejores países. Desde entonces, se asiste a un estancamiento de este índice y del acercamiento antes mencionado.

Se puede concluir que los factores educativos y de edad están compensando la evolución de la variable monetaria, ya que sabemos que el PIB de España ha mostrado caídas reales durante la recesión.

No obstante, cuando se aplica el denominado “nuevo IDH” que incorpora indicadores más refinados acerca de la calidad de vida de las regiones se obtiene cierta evidencia de un empeoramiento de este nuevo IDH para España; la mejora en las variables relacionadas con la salud y la educación ya no son capaces de compensar los deficientes resultados en términos de renta como consecuencia de la recesión económica.

La figura anterior muestra el nuevo IDF por comunidades autónomas en 2006 y 2011, donde se corrobora el empeoramiento en media de este índice y también una fuerte dispersión entre regiones que no ha hecho sino acentuarse con la recesión.

También es importante señalar que algunas regiones han mejorado su indicador como por ejemplo Cantabria, La Rioja, Castilla La Mancha, Andalucía o Galicia.

Fuente: UNED