La evolución de los precios en la economía española

La evolución de los precios en la economía española

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

La evolución de los precios en una economía puede medirse mediante:

  • El Índice de Precios al Consumo, IPC, con el que se toma una cesta de bienes y servicios representativos del consumo de los habitantes del país y se pondera su participación en el índice en función de su consumo. El IPC se elabora con una frecuencia mensual. El IPC resulta práctico en comparativas ya que tiene que medir menos productos, es por esto por lo que el IPC es el indicador más utilizado en la evolución de los precios de una economía. Desde 2005 se usa el IPCA -IPC armonizado-, el cual establece una cesta de consumo común en la UE para facilitar la comparación entre países.
  • El deflactor del PIB, en el cual se obtiene la evolución de los precios a partir de la comparación entre el PIB en términos nominales (sin descontar la inflación) y reales (descontando la inflación); por tanto, en el deflactor del PIB se toman en cuenta todos los bienes producidos en el país (principal diferencia con el IPC); NO se incluyen productos importados, y se valoran con las ponderaciones exactas de su producción. El deflactor del PIB se establece con una frecuencia trimestral. Es más complicado de elaborar debido a que tiene que medir todos los productos producidos en un país.

Para elaborar el IPC se utiliza la información que ofrece la Encuesta de Presupuestos Familiares, EPF; para adoptar la composición de productos y que sean totalmente representativos se van incorporando productos nuevos y eliminando otros que ya no se venden (sustituyendo, por ejemplo, CDs grabables por memorias USB).

Respecto a la economía española, podemos afirmar que en las últimas décadas los hogares dedican menos parte de su gasto a compra de productos básicos, como alimentos, vestido o calzado; por el contrario, se aprecia un desplazamiento del gasto hacia productos de ocio, comunicaciones y turismo.

Evolución de la tasa de inflación en España y Europa, por el IPC, entre 1970 y 2014

En los años 70 subieron los precios en España, igual que ocurrió en Italia y Francia, debido al incremento del precio del petróleo, durante la crisis energética de 1973 y 1979.

A principios de los años 80 comienza a controlarse la subida de precios en todos los países, y en el caso de España e Italia se sitúa la tasa de inflación media anual en torno al 5%.

A partir de 1995, todos los países de la futura zona euro tenían que ajustar sus tasas de inflación (mediante los requisitos de convergencia necesarios para la puesta en vigor de la Unión Económica y Monetaria).

La evolución de los precios influye en la posición competitiva del país respecto al exterior; en el caso de España, la región de referencia sobre la que comparar la evolución de precios es la Zona Euro, ya que se comparte la moneda única y la política monetaria. Por tanto, no se tiene la posibilidad de devaluar la moneda para recuperar competitividad perdida por la subida interna de los precios. Además, Europa es el principal mercado donde se exportan los productos españoles.

Tal como vemos en el siguiente gráfico, en España los precios siempre han crecido más deprisa que en Europa hasta finales de los años 90.

Los criterios de convergencia de la UEM hicieron que la tasa de inflación española se situase en niveles más acordes con su estructura productiva, oscilando entre el 3 y el 3,5%. Con la crisis de 2008, los precios subieron algo inicialmente, pero en 2009 se hundieron y mostraron una tasa media anual negativa del -0.6%.

Esto, técnicamente, es una situación de deflación (según la terminología usada por el FMI); el riesgo que genera la deflación es el de contención de la demanda, esto es, retrasa el consumo y la inversión.

En el caso español, la deflación no tuvo consecuencias negativas sobre la economía en su conjunto; de hecho, gran parte de la caía en los precios se debe al abaratamiento del petróleo y esto supuso una reducción en costes que las empresas utilizaron para sanear sus cuentas en la crisis económica.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

Explicaciones sobre la existencia de un diferencial de inflación entre regiones

Raymon, Matas y Vivas (2007) indicaron tres tipos de factores que explican el diferencial de inflación entre regiones:

  • Factores estructurales que se apoyan en la hipótesis de Balassa-Samuelson, según la cual la convergencia entre países lleva aparejada la convergencia en el nivel de precios de manera que aquél país que parta de precios más bajos representará un período de mayores tasas de inflación; es decir, se observará un diferencial de precios que debería tender a desaparecer.
  • Factores cíclicos, los cuales pueden afectar en distintos grado a las economías. Además, pueden existir condiciones de los mercados que produzcan distintas respuestas ante shocks temporales (en España durante la implantación del Euro y la expansión económica existía una presión muy elevada de la demanda interna que provocaba que los precios crecieran más rápido).
  • Persistencia de la inflación en aquellos países que tienen cláusulas de salvaguardia de los salarios.

¿Y en el futuro, qué?

La crisis económica de 2008 ha dejado como principal reto el empleo; a este respecto, en 2012 se ha llevado a cabo una reforma del mercado laboral, cuyos resultados se apreciarían a largo plazo.

La crisis económica internacional ha tenido una repercusión directa sobre la deuda soberana que ha puesto de manifiesto que la creación de una Unión Económica Monetaria, UEM, con una política monetaria común (diseñada por el BCE), no acompañada de una política fiscal armonizada y con mecanismos de control por parte de los órganos gestores europeos, presenta importantes carencias, ante las cuales se han propuesto algunas soluciones, tales como:

  • Medidas coyunturales tomadas por el Banco Central Europeo.
  • Medidas estructurales como la firma del Pacto de Estabilidad de 2011 que permite la supervisión, dirección y capacidad de sanción por parte de los organismos europeos a los Estados miembros de la UEM o la creación de nuevos órganos de control y supervisión de los sistemas financieros nacionales.

En un escenario de tensión y euroescepticismo, el reto global de los europeos es mantener y mejorar la gobernanza de la Zona Euro, dar estabilidad a los mercados y potenciar el crecimiento económico.

Fuente: UNED