Transformaciones fundamentales de la economía española

Transformaciones fundamentales de la economía española

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

¿Como España ha pasado de una economía subdesarrollada a una economía desarrollada y plenamente integrada en la UE? En este artículo daremos respuesta a esta pregunta estudiando los principales agregados económicos, tales como el Producto Interior Bruto, el empleo y su distribución por sectores, la situación del sector exterior y la convergencia con la economía de otros países.

Principales transformaciones de la economía española

La mayor transformación de la economía española se dio de manera muy profunda y rápida, entre los años 1964 y 1974 con una evolución del PIB per cápita en términos reales de en torno al 7% anual. Los países más ricos de Europa no crecieron a este rimo tan pronunciado, lo que permitió que España convergiera rápidamente hacia estos países.

Cambio en la estructura sectorial

El principal factor que propició este crecimiento de la economía española fue la reestructuración de las actividades productivas, las cuales se materializaron en una reducción del peso relativo del sector primario en el PIB y en el empleo, lo que liberó recursos hacia la industria y más tarde hacia el sector servicios, que ha llegado a representar 3/4 partes de la producción, nota característica de un país desarrollado.

El cambio estructural de la economía española se comprueba por:

  1. La aportación de cada rama productiva al Valor Añadido Bruto de la economía, y
  2. La representatividad del empleo en cada rama respecto del conjunto de la economía.
  • Análisis del cambio estructural entre 1964 y 1993
  1. El sector agrícola disminuyó más de dos tercios su peso relativo en el empleo. Muestra una tendencia decreciente hasta 2008, coincidente con la crisis económica, donde a partir de entonces se mantiene su aportación al empleo de la economía.
  2. La industria y la construcción aumentaron su peso en el empleo hasta 1977, pero después disminuyó, por lo que al final del período prácticamente no habían cambiado su posición.
    • El sector industrial se mantiene estable durante la segunda mitad de los noventa, pero desde 2001 se produce una intensa reducción en su peso relativo, de forma que en 2013 su representatividad ha caído alrededor de un 30% respecto a la existente en 1995.
    • El sector de la construcción ha experimentado una increíble subida en el empleo total hasta la llegada de la crisis financiera, en 2007, año a partir del cual ha caído más de un 35% su participación en el empleo total.
  3. El sector servicios casi duplicó su aportación al empleo total; se mantuvo estable hasta el 2001, y desde entonces ha ido aumentando su presencia en el total de empleados, intensificándose esta tendencia en los últimos años.

Mayor grado de apertura exterior: integración en la UE

Una de las causas de la transformación de la economía española es el aumento de su grado de apertura.

  • A comienzos de los años 60 se solicitó formalmente colaborar con la Comunidad Económica Europea.
  • En 1985 se firmó el Acta de Adhesión del Reino de España a las Comunidades Europeas, siendo miembro de pleno derecho el 1 de enero de 1986.
  • En 1998 se dio el cumplimiento por parte de España de los acuerdos del Tratado de Maastricht (1992), dando lugar a la UEM y a la creación del Euro como moneda única.

Antecedentes de la Unión Monetaria Europea, UEM

El informe Delors (Madrid, junio de 1989) establecía que la transición a la UEM se produciría en tres etapas:

  1. En la primera etapa se afianza la cooperación entre los bancos centrales de los países.
  2. En la segunda fase se preveía la creación del Sistema Europeo de Bancos Centrales, SEBC, con una paulatina transferencia de la política monetaria a esta institución.
  3. En la tercera fase se fijarían las paridades entre las monedas nacionales partícipes.

El Tratado de la Unión Europea, o Tratado de Maastricht, concretaba las propuestas del Informe Delors, aunque con algún cambio; en la segunda etapa no se transferiría el diseño de la política monetaria, sino que se optó por aumentar la coordinación entre los bancos centrales en el seno del Instituto Monetario Europeo, IME. En dicho tratado se estableció el calendario apra cada una de las tres etapas de creación de la Unión Económica y Monetaria y los criterios de convergencia.

Los criterios de convergencia establecidos en el Tratado de Maastricht, 1992, establecían:

  • Estabilidad en los precios; la tasa media de inflación durante el año anterior al momento del examen no debía exceder de 1,5 puntos porcentuales la tasa media de inflación de los tres Estados miembros con mejor comportamiento en este aspecto.
  • Finanzas públicas; el déficit público no debía superar el 3% del PIB. La deuda pública no debía superar el 60% del PIB.
  • Estabilidad en el tipo de cambio; al menos durante los dos años anteriores la examen, no se debía practicar devaluación alguna.
  • Tipos de interés a largo plazo; durante el año antes del examen, el tipo de interés nominal no debía exceder el mínimo, más dos puntos porcentuales, de los tres países con tipos de interés más bajos.

Transformaciones socio-económicas

Los principales cambios socio-económicos tuvieron que ver con:

  1. La incorporación de la mujer al mercado laboral. La participación femenina en el mercado laboral desde los años 60 se ha pronunciado hasta la actualidad, y todavía existen posibilidades de expansión.
  2. Impulso del Estado del Bienestar, a través del aumento del gasto público en servicios sociales, principalmente educación y sanidad y en la protección generalizada con pensiones y amplitud de las prestaciones por desempleo. También se subvencionaron determinadas actividades productivas que culminaron con la reconversión industrial. También se da cobertura a la dependencia.

Fuente: UNED