La Unión Económica Monetaria, UEM

La Unión Económica Monetaria, UEM

FUNDAMENTOS DE LA UNIÓN EUROPEA
Fundamentos de la integración económica
Fundamentos de la integración europea
La ampliación a los países del este y centro de Europa
La organización institucional de la Unión Europea
Las fuentes del ordenamiento jurídico de la UE
Los tratados de la Unión Europea y sus modificaciones
El Mercado Único
Servicios financieros en el Mercado Único
La Unión Económica Monetaria. UEM
Las iniciativas para la UEM
El Tratado de Maastricht y la UEM
La moneda única: el Euro
Políticas comunes de la UE I
Políticas comunes de la UE II
Políticas comunes de la UE III

Los antecedentes de la Unión Económica y Monetaria

El principal objetivo del Tratado de Roma era la construcción de un espacio económico europeo que permitiese un desarrollo armonioso de las políticas de los Estados miembros, expansión continua y equilibrada, mayor estabilidad, incremento acelerado del nivel de vida y relaciones más estrechas entre los Estados miembros. La atención del Tratado se centraba fundamentalmente en tres políticas: agrícola, comercial y de transportes, en la defensa de las cuatro libertades: personas, capitales, servicios y mercancías.

La ausencia de las cuestiones monetarias se debe a que no se vio necesario, ya que el SMI se consideraba suficiente para conseguir, la especialización y el marco de competencia precisos para el mercado común europeo.

El Informe Werner

La primera iniciativa europea para establecer una unión económica y monetaria tuvo como resultado el informe Werner aprobado en febrero de 1971 que ofreció la realización en dos etapas (a lo largo de diez años), de una unión económica y monetaria, cuyo objetivo final era la libre circulación en el área, de bienes, servicios, el personas y capitales, sin distorsiones en la competencia y en los desequilibrios regionales.

A principios de 1971, empezaría la primera etapa y duraría como mucho tres años. La parte de las decisiones económicas y financieras deberían ser transferidas a la Comunidad o centralizarse. El informe sí hacía referencia a la necesidad de controlar la política económica y monetaria en la  unión, a través de un centro de decisión para esta finalidad, con una estructura similar a la Reserva Federal, para los Bancos Centrales.

La crisis desencadenada en el SMI en agosto de 1971 alteró los planteamientos del proyecto monetario europeo y en los tres años siguientes, los Estados miembros tomaron importantes medidas para apoyar la estabilidad monetaria europea. Entre estas medidas destacan: la creación de la serpiente monetaria europea en 1972 y el establecimiento del FECOM o Fondo Europeo de Cooperación Monetaria en 1973, cuya función primordial iba a ser la de apoyar el funcionamiento de la serpiente monetaria europea mediante la gestión de las reservas monetaria de la CE.

La serpiente monetaria europea

El período de irregularidades monetarias abierto por la crisis del Sistema Monetario Internacional de Bretton Woods, provocó que el 10 de abril de 1972 los países de la Comunidad firmaran el Acuerdo de Basilea por el que se establecieron unos márgenes de fluctuación para las monedas europeas, más estrechos que los resultados de la aplicación de los Acuerdos de Washington.

Al sistema de estrechamiento de los márgenes de fluctuación de las monedas comunitarias se le conoció como serpiente monetaria europea, y funcionó de abril de 1972 a marzo de 1979 considerándose el precursor del SME. Se le conoció con el nombre de serpiente monetaria europea porque al representar gráficamente el estrechamiento de los márgenes de fluctuación entre las monedas europeas, tenía el aspecto de una serpiente, que dada la fluctuación de las monedas en grupo, respecto del dólar, parecía que el conjunto de monedas, se movían dentro de un túnel.

En octubre de 1973 se desencadenó la crisis del petróleo que agravó aún más si cabe la situación de crisis monetaria internacional.

La crisis económica redujo a la Comunidad a su acervo, que en aquel entonces se limitaba a la CECA, a la unión aduanera y a la PAC. Esta situación de crisis se resolvería a mediados de los 80, con la propuesta de establecer un mercado único europeo y la decisión de permitir la entrada de España y Portugal como países miembros, proporcionando un impulso y un dinamismo excepcional al proyecto de integración europea.

El informe Werner había quedado olvidado y los acontecimientos económicos y monetarios internacionales, la propia debilidad del informe y la falta de iniciativa común para llevarlo a cabo contribuyeron a su total abandono.

Un modelo de cooperación monetaria europea: el SME

Los elementos constitutivos del SME son los siguientes:

  • el ECU
  • el mecanismo de cambio y de intervención
  • el mecanismo de contabilización y pago
  • y los mecanismos de crédito.

El ECU (European Currency Unit) actuó como el elemento central del SME. Se define como un numerario tipo cesta de cantidades fijas de monedas.

El ECU lo emitía el FECOM y después el Instituto Monetario Europeo favor de los Bancos Centrales del SME, en contrapartida de depósitos por dichos bancos del 20% de sus reservas de oro y del 20% de sus reservas en dólares.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
13/9/18
COMPRA: 11.047
S: 10.750TP: 11.973
EN MERCADO
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

Uso del ECU. Aparte del uso del ECU como reserva por los Bancos Centrales de la CE, su uso de forma oficial, podía extenderse por acuerdo mutuo entre las autoridades monetarias o entre los Bancos Centrales de los países miembros. Se podía utilizar para el pago de deudas, entre acreedores y deudores oficiales en un marco de financiación a muy corto plazo.

El uso privado del ECU fue uno de los últimos acontecimientos dignos de mención en el funcionamiento del SME.

En su uso privado, era un numerario con las características propias de una moneda, es decir, era un medio de pago, y era un activo financiero que mantenía el valor. El ECU desapareció en cuanto se creó el euro.

El mecanismo de cambio y de intervención. Originalmente, el SME estaba organizado como un sistema de cambios fijos con márgenes limitados de fluctuación.

El mecanismo de cambio estuvo apoyado en dos elementos fundamentales:

  1. Las intervenciones obligatorias en los mercados de cambio para mantener los límites bilaterales de fluctuación entre las monedas participantes en dicho mecanismo.
  2. El indicador de divergencia, que originariamente estaba planteado como una señal de alarma, para que cuando dos monedas participantes en el mecanismo de cambio se encontrasen en oposición la intervención fuese obligatoria para ambas monedas.

En la práctica, el indicador de divergencia no tuvo efectividad y de hecho apenas se utilizó, debido a que el marco alemán se configuró como moneda ancla del SME.

El mecanismo de contabilización y pago. El FECOM fue creado por el Consejo de Ministros en 1973 para promover:

  1. a) El estrechamiento de los márgenes de fluctuación de las monedas comunitarias.
  2. b) La intervención en las monedas de la Comunidad en los mercados de divisas.
  3. c) Acuerdos entre Bancos Centrales sobre políticas de reservas.

El FECOM actuó principalmente como un sistema de compensación para las operaciones efectuadas por los países comunitarios, hasta que se estableció en 1994 el Instituto Monetario Europeo (IME).

El IME asumió en sustitución del FECOM las siguientes tareas:

  1. La administración de los mecanismos del Sistema Monetario Europeo.
  2. La administración de las operaciones de crédito y endeudamiento realizadas por la CE a través del mecanismo de asistencia financiera a medio plazo.

Mecanismos de crédito. Se mantuvieron y reforzaron los tres mecanismos creados entre 1070 y 1072. Eran los siguientes:

  1. a) Financiación a muy corto plazo.
  2. b) Apoyo monetario a corto plazo.
  3. c) Ayuda financiera a medio plazo.

La Financiación a Muy Corto Plazo es un mecanismo de crédito sin límites en las cantidades. Estaba destinado a los países participantes en el mecanismo de cambios y funcionaba como un acuerdo entre Bancos Centrales, concediéndose facilidades de créditos internos a través del IME para intervenir en monedas comunitarias.

El Apoyo Monetario a Corto Plazo está destinado a todos los países miembros y al igual que la financiación a muy corto plazo funciona como un acuerdo entre Bancos Centrales. Su objetivo es financiar problemas temporales de balanza de pagos. Los créditos se conceden por 6 meses renovables.

La Ayuda Financiera a Medio Plazo es el apoyo mutuo previsto en el Tratado de Roma y se diferencia del apoyo monetario a corto plazo, en que la duración de los créditos es de dos a cinco años y están vinculados a la política económica del país solicitante.

Evolución del SME

Desde su creación, el SME ha pasado por diferentes etapas:

1ª etapa: Esta es una etapa inicial del sistema. Esta primera etapa está caracterizada por un elevado número de realineamientos para compensar las diferencias de precios y de costes entre los países miembros, la falta de estrategia común para hacer frente a los problemas que afectaban a los Estados miembros, la ausencia de medidas de estabilización interna para apoyar los realineamientos y las fuertes intervenciones para salvaguardar los tipos centrales.

2ª etapa: En esta etapa fue decisiva la decisión del gobierno francés, de abandonar la política económica expansionista que venía practicando y aceptar, de acuerdo con el resto de los países, una importante depreciación del franco, emprendiendo un plan de estabilización. Los Acuerdos de Basilea-Nyborg de 1987 liberalizaron el acceso a las líneas de financiación, para apoyar a las monedas débiles, animando a las autoridades monetarias a una utilización más frecuente y concertada para amortiguar las tensiones en el SME, a través de la utilización de los tres instrumentos de intervención existentes: modificaciones de los tipos de interés; movimientos en los tipos de cambio dentro de las bandas; intervenciones oficiales en los mercados de cambios.

3ª etapa: En esta etapa no se producen realineamientos, a excepción del ajuste técnico de la lira italiana en 1990.

Asimetría y crisis del SME

La cuarta etapa coincide con la fase más crítica del SME. El SME se había convertido en un sistema de tipos fijos con un margen reducido de fluctuación de las monedas y con el marco alemán como moneda ancla del sistema, con un elevado grado de credibilidad.

Sin embargo, la liberalización de los movimientos de capitales para la mayoría de los países de la CE en 1990, como consecuencia del proyecto del mercado único, prácticamente eliminó el recurso a una política monetaria independiente para todos los países participantes en el mecanismo de cambio del SME, excepto para el país ancla, Alemania.

El carácter asimétrico que venía manifestando el SME se agudizó con la unificación alemana, afectando al proyecto de UEM, al funcionamiento del SME y a las economías de los países participantes en el mecanismo de cambios. La asimetría del SME se agudizó por la forma elegida por Alemania para hacer frente a los problemas económicos de la reunificación. Los alemanes optaron por una política presupuestaria expansionista ante las necesidades de la zona oriental.

La insuficiencia del SME: La Unión Económica y Monetaria

Desde un punto de vista formal, el relanzamiento del proyecto de integración monetaria actual parte de la propuesta que en 1985 hizo la Comisión Europea para lograr establecer un mercado único en 1992. El Acta Única completaba la reforma al modificarse el Tratado de Roma estableciendo el objetivo y los medios institucionales para crear, en diciembre de 1992, un área de económica sin fronteras.

Este objetivo requería nuevos acuerdos, sobre la base de un cambio en el Tratado y la consiguiente adaptación de las legislaciones nacionales, dado que una unión monetaria requería una política monetaria única y por tanto había que transferir el poder de toma de decisiones nacionales a una entidad comunitaria.

La Unión Económica y la Unión Monetaria es una propuesta única, compuesta por dos partes: la Unión Económica está relacionada con el funcionamiento del mercado interior e incluye la armonización de las políticas comunes, a nivel estructural, microeconómico y macroeconómico. La Unión Monetaria debe proporcionar al área económica la estabilidad precisa para facilitar la buena marcha del proceso.

La conveniencia de la moneda única

Una unión monetaria no requiere necesariamente la adopción de una moneda única, constituye un aspecto deseable que completa el proceso, facilita un mayor desarrollo de la unión monetaria y proporciona una mayor estabilidad. Otros beneficios adicionales proceden de: la eliminación de la incertidumbre del tipo de cambio, la reducción de los costes de transacción, la eliminación de la variación del tipo de cambio y la reducción de la sensibilidad de las monedas de la UE a determinadas perturbaciones externas o shocks externos.

Sin embargo, una vez fijados irrevocablemente los tipos de cambio de las monedas se precisaba una política monetaria común, que no estuviese fundamentada sólo en la coordinación de las políticas monetarias nacionales, era necesario crear una institución monetaria común que centralizase las decisiones sobre la cantidad de dinero y la gestión de los instrumentos de política monetaria.

Una vez establecida la moneda única, no se puede utilizar el tipo de cambio para corregir los desequilibrios de las economías de los Estados miembros.

Los principales elementos de la unión monetaria

Una unión monetaria constituye un área monetaria donde las políticas se gestionan conjuntamente para obtener unos objetivos macroeconómicos comunes. El informe Werner de 1970 estableció las condiciones necesarias para una unión monetaria:

  • 1ª garantía de una total e irreversible convertibilidad de las monedas.
  • 2ª completa liberalización de los movimientos de capitales e integración plena de los mercados bancarios y otros mercados financieros.
  • 3ª eliminación de los márgenes de fluctuación y fijación irrevocable de los tipos de cambio de las monedas.

Los principales elementos de la unión económica

La unión económica combina las características de un mercado común con las reglas indispensables para su funcionamiento. Los elementos principales son:

  1. Mercado único con la libertad de circulación de personas, capitales, servicios y mercancías.
  2. Política de competencia y otras medidas encaminadas a fortalecer los mecanismos del mercado.
  3. Políticas comunes orientadas al cambio estructural y al desarrollo regional.
  4. Política de coordinación macroeconómica con reglas obligatorias para las políticas presupuestarias.

Autor: Cristian Madero

FUNDAMENTOS DE LA UNIÓN EUROPEA
Fundamentos de la integración económica
Fundamentos de la integración europea
La ampliación a los países del este y centro de Europa
La organización institucional de la Unión Europea
Las fuentes del ordenamiento jurídico de la UE
Los tratados de la Unión Europea y sus modificaciones
El Mercado Único
Servicios financieros en el Mercado Único
La Unión Económica Monetaria. UEM
Las iniciativas para la UEM
El Tratado de Maastricht y la UEM
La moneda única: el Euro
Políticas comunes de la UE I
Políticas comunes de la UE II
Políticas comunes de la UE III