Los mercados de derivados

Los mercados de derivados

Los derivados son instrumentos que van ligados a títulos ya existentes y sus mercados han adquirido, desde los años ochenta, una espectacular dimensión.
Aunque la innovación financiera produce, de forma continua, nuevos derivados, este artículo va a centrarse en los fundamentales: swaps, futuros y opciones.

Swaps o permutas financieras

Los swaps o permutas financieras son acuerdos privados en virtud de los cuales las partes se comprometen a intercambiar flujos financieros futuros, de conformidad con una formula preestablecida.
Son los derivados mas recientes, pero también son los que han mostrado mayor dinamismo y alcanzado mayor volumen de negociación.

Ejemplo. Swaps de intereses

Las empresas A y B, con diferentes calificaciones crediticias, pueden obtener en los euromercados, prestamos en las siguientes condiciones:

A tipo fijo A tipo variable
A 12% LIBOR +1%
     B   10 LIBOR +0.5%

La empresa B, como puede verse, es capaz de obtener mejores condiciones en ambos mercados, pero su ventaja comparativa es mayor en el tipo fijo (dos puntos de diferencia) que en el de tipo variable (0.5 puntos). Imaginemos, además, que la empresa A desea endeudarse a interés fijo y la B a tipo variable y que las dos requieren 50 millones de dólares a un plazo de cinco años.
Haciendo uso de su ventaja comparativa, y a través de un intermediario, cada una de ellas se endeudará en el mercado donde su ventaja sea mayor. A lo hará a interés variable (LIBOR +1%) y B a interés fijo (10%). El swap les va a permitir cambiar el tipo de préstamo y mejorar las condiciones. De la forma siguiente: A estará dispuesta a pagar un 11% por un préstamo a interés fijo que le hubiera supuesto, directamente, un 12%, se ahorra, por tanto, un punto. Con esa diferencia de un punto, B puede pagar el LIBOR con un diferencial del 0.1% en lugar del 0.5%. el intermediario, a su vez, podrá obtener 0.6% de beneficio sobre el monto de la operación.
El intermediario se ocupará de los pagos recíprocos y, para el caso de que una de las empresas suspenda pagos, tendrá que responder ante la otra del mantenimiento de la transacción. Hay que tener en cuenta que normalmente las empresas ni siquiera se conocen.

El ejemplo anterior, recibe en la jerga financiera americana el nombre del “plain vainilla”. Este plan corresponde siempre a una permuta de intereses, en dólares, con un nocional no inferior a los 50 millones de dólares y duración de cinco a diez años.
No siempre los swaps se utilizan para abaratar el coste de los recursos. En múltiples casos, el objetivo fundamental consiste en eliminar el riesgo de tipo de interés.
No hay mercados organizados para este tipo de instrumentos.

Futuros financieros.

Estos activos cuentan con una larga historia: aparecen ya en Egipto, Grecia, Roma, Londres… a principios del siglo XV. Pero se trata en todos los casos de futuros físicos, es decir, sobre mercancías. Si una empresa alemana de electricidad supone que el petróleo va a subir a los seis meses podrá resguardarse de tal contingencia comprando petróleo a seis meses, a precio prefijado. Correrá, eso si, con el riesgo de que el precio del petróleo descienda, en lugar de aumentar, lo que le ocasionara un sustancia quebranto en su cuenta de explotación. Los futuros a los que aquí hacemos referencia son los futuros financieros, es decir, contratos que se apoyan en activos financieros ya existentes.

Ejemplo. Futuros de divisas

El representante de Wolskwagen sabe que dentro de seis meses necesitara cinco millones de euros para hacer frente a un nuevo envío de automóviles y teme que, en ese lapso, el euro se aprecie con respecto al dólar.
Para cubrir tal eventualidad compra 40 contrato a seis meses. Son contratos normalizados de 125.000 euros cada uno. Si el euro se aprecia venderá los contratos y, con el beneficio obtenido, compensara el mayor precio en dólares, de los coches; si por el contrario, el euro se deprecia experimentara una perdida que quedara compensada con el menos precio de los automóviles.

Ejemplo. Futuros de índices de Bolsa

Un comerciante de Nueva York quiere comprar participaciones por valor de 35.000 dólares, en un fondo de inversión. Piensa realizar las participaciones a los seis meses pero teme que, por tratarse de un fondo de renta variable, la bolsa experimente una caída, durante el periodo, que le suponga perdidas en su inversión.
Para cubrir esa contingencia venderá, en la Bolsa de Nueva York, futuros a seis meses de índices de bolsa por valor de 35.000 dólares. Si la bolsa sube, la operación sobre índices le producirá una perdida, pero el valor de sus participaciones habrá aumentado, y, finalmente, habrá obtenido la rentabilidad esperada; si la bolsa baja, lograra una ganancia en el futuro que le compensará de la pérdida de valor de sus participaciones.

También, la principal función de los futuros financieros es la transferencia de riesgos: permiten, a los agente, asegurar el coste o la rentabilidad de sus operaciones.
Los mercados de futuros financieros son mercados organizados -bolsas- en las que no se puede actuar directamente. Hay que hacerlo a través de un bróker.
Es importante señalar, además, que los futuros permiten el apalancamiento, esto es, no hay que embolsar el importe la participación que compras/vendes, sino solo una parte (2-5%).

Opciones

Contrato que da derecho, sin imponer la obligación, a comprar o vender un activo financiero, a un precio determinado y fecha fijada.
Si se adquiere una opción de compra, call, sobre una acción para dentro de tres meses, el adquiriente tendrá el derecho a comprarla en la fecha determinada y al precio convenido, denominado precio de ejercicio; si se adquiere una opción de venta, put, en los mismos términos, el comprados de la opción tiene el derecho a venderla, en el plazo convenido y al precio del ejercicio. Las opciones tienen a su vez un precio p prima; el adquiriente de una opción de compra pagara una prima por esa opción; el de una opción de venta abonará una prima por el derecho a venderla.
Derechos y obligaciones de las partes:
Comprador: adquiere el derecho a comprar en el plazo establecido y al precio determinado Compra (call) Vendedor: esta obligado a entregar, en los términos convenidos, el activo objeto de la opción.
Comprados: adquiere el derecho a vender el activo en las condiciones especificadas Venta (put) Vendedor: esta obligado a comprar el activo en las condiciones establecidas.

Las opciones pueden negociarse tanto en mercados organizados como directamente. Las bolsas son los más importantes.

Ejemplo. Opción de compra sobre una acción

Un inversor desea adquirir una opción de compra sobre acciones de Telefónica. A un plazo de dos meses el precio de ejercicio es de 12,98 euros por acción, con una prima de 1,8 euros. Los contratos, en el mercado MEFF de Madrid, son de 100 acciones. La operación supone, además, el pago de unas comisiones al intermediario y al mercado, lo que viene a significar unos 1,2 euros por contrato. Adquirida la opción, el comprador podrá actuar de distintas maneras, según la evolución del mercado. Podrá, si la cotización de las acciones está subiendo, ejercitar la opción a su vencimiento: si el precio ha subido suficientemente, por encima de los que le supone el precio de ejercicio más la prima y gastos correspondientes, logrará un beneficio que podrá materializar y vendiendo, al contado, el paquete de acciones. Podrá, también, con la cotización al alza, vender, simplemente, la opción puesto que el precio de la misma, la prima, se habrá elevado; una vez superada la prima inicial más los gastos correspondientes, la venta de la opción le producirá un beneficio. Y podrá, si las cotizaciones descienden, esperar al vencimiento y no ejercitar la opción o vender la opción asumiendo una perdida; en el primer caso habrá perdido la totalidad de la prima mas los gastos correspondientes.

Como vemos, la función principal de las opciones es la transferencia de riesgo, pero es igualmente posible para la búsqueda de beneficios, efectuando previsiones acertadas.
Las opciones que mayor incremento han experimentado en los últimos años son las opciones sobre índices de Bolsa. La diferencia fundamental, respecto a las otras opciones, estricta en la liquidación al contado, porque, con ello, se soslaya la dificultad que plantea la entrega del activo subyacente; en el momento del ejercicio; una opción sobre índices solo permite cobrar, al contado, la diferencia entre el valor del índice y el precio del ejercicio. La liquidación al contado se aplica, también, a los futuros sobre índices.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

Mediante el uso de derivados es posible reducir el coste de financiación, aumentar el rendimiento de una cartera, cubrir distintos riesgos o diversificar el origen de los fondos.
Los riesgos de estos activos, se clasifican en:

Riesgo de mercado. Se produce por la variación del precio del activo subyacente; en una opción de compra de divisas, si los tipos de cambio se mueven en sentido contrario al esperado, el propietario de la opción experimentara una perdida: la prima de opción.
• Riesgo crediticio. Dimana del posible incumplimiento de la otra parte: en cualquier swap de intereses puede ocurrir que la otra parte incumpla sus obligaciones, lo que, por lo menos, obligara a sustituir el contrato y a aceptar costes adicionales.
Riesgo operativo. EL control, los errores huma adopción de decisiones erróneas son las causas principales de los riesgos operativos.
• Riesgo legal. Cuando un contrato no puede ser ejecutado, porque la otra parte no estaba facultada para hacer frente a los compromisos. En 1991, la Cámara de los Lores británica dictamino que los distritos londinenses de Hammersmith y Fullham no tenían capacidad legal para intervenir en los swaps de intereses que habían firmado en los años ochenta y que les habían producido perdidas sustanciales: como resultado de esa incapacidad legal, toda una serie de intermediarios especializados en ese tipo de derivado sufrieron calumniosos quebrantos.

La expansión de los mercados de derivados


Desde finales de los años ochenta, los mercados de derivados han experimentado una rapidísima expansión. Es de notar que los swaps y los instrumentos negociados en mercados no organizados han experimentado un incremento mucho mayor. Una evolución lógica porque la mucha mayor flexibilidad de esos mercados, no sujetos a regulaciones, les permite una evolución técnica más rápida al tiempo que ofrecen operaciones a la medida del cliente.
De todas maneras, existe, entre los dos mercados, una interacción elevada puesto que los dos se complementan y compiten. Al complementarse, uno tira del otro y facilita su expansión: muchos de los riesgos incluidos en las operaciones de swaps se cubren con derivados negociados en bolsas. Al competir, cada uno de los dos mercados trata de perfeccionar su funcionamiento con lo que, de nuevo, el impulso es mutuo.

Correspondiente al libro “Economía Mundial” de McGraw-Hill. UNED