La rigidez de los precios

La rigidez de los precios

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

Click Here
VER TEMARIO COMPLETO DE MACROECONOMÍA

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"

La rigidez creada por los salarios de eficiencia es una rigidez real, en el sentido de que es el salario real, no el nominal, el que permanece fijo. Las teoría keynesianas también se fijan en las rigideces nominales que existen cuando un precio o un salario se fija en términos nominales o monetarios y no varia rápidamente en respuesta a las variaciones de la oferta o de la demanda. Los keynesianos llaman normalmente rigidez de los precios a la rigidez de los precios nominales, es decir, a la tendencia de los rpecios a ajustarse lentamente a las variaciones de la economía.

El supuesto de la rigidez de los precios resuelve uno de los problemas que creen que tiene el modelo clásico: la predicción clásica de que la política moentaria es neurtal.

Recordamos que en el modelo clásico con percepciones erróneas, el supuesto de que los salarios y los precios se ajustan tapidamente implica que el dinero es neutral. Si es neutral, un aumento o un a reducción de la oferta monetaria alteral el nivel de precios en la misma proporción, pero n afecta a las variables reales, como la producción, el empleo o los tipos de interés reales. Sin embargo, recordamos también que los estudios empíricos han llevado a la mayoría de los economistas a extraer la conclusión de que el dinero probablemente no es neutral en el mundo real.

Un enfoque para tener en cuenta la ausencia de neutralidad del dinero es ampliar el modelo clásico suponiendo que los trabajadores y las empresas tienen información imperfecta sobre el nivel actual de precios (teoría de las percepciones erróneas). Sin embargo, los keynesianos son partidarios de otra explicación de la ausencia de neutralidad del dinero; los precios son rigidos, es decir, no se ajustan rápidamente. Si son rigidos, el nivel de precios no puede ajsutarse inmediatamente para contrarrestar las variaciones de la oferta monetaria, por lo que el dinero no es neutral. Asi pues, para los keynesianos la importancia de la rigidez de los precios radica en que ayuda a explicar la ausencia de neutralidad monetaria. 

  • Causa de la rigidez de los precios: competencia monopolística y costes de menú

Decir que la rigidez de los precios explica la ausencia de neutralidad del dinero no es explicar totalmente la ausencia de neutralidad, ya que plantea otra pregunta: ¿por qué son rigidos los precios? La explicación keynesiana de la rigidez de los precios se basa en dos ideas:

  1. La mayoría de las empresas fijan los precios de sus productos en lugar de considerarlos dados por el mercado.
  2. Cuando las empresas modifican los precios, incurren en un coste, llamado coste de menú.

La competencia monopolística. En los mercados competitivos, no tiene mucho sentido hablar de la rigidez de los precios; en estos mercados, los precios se ajustan rápidamente para reflejar las variaicones de la oferta o de la demanda (fijese en el mercado del maíz o en el mercado de valores). Entre las principales causas de la flexibilidad de los precios en estos mercados competitivos y organizados se encuentran la estandarización del producto que se comercia y el elevado numero de participantes reales o posibles en el mercado.  Estos dos factores hacen que merezca la pena organizar un mercado centralidad, como la bolsa de Nueva York, en el que los precios pueden reaccionar inmediatamente a las variaciones de la oferta o de la demanda. Estos dos mismos factores también pueden suscitar una competencia entre los compradores y los vendedores, lo cual reduce enormemente la capacidad de cualquier de ellos para influir en los precios.

La mayoría de los participantes en el mercado competitivo se consideran precio-aceptantes. Un precio-aceptante es un participante en el mercado que considera dado el precio de mercado. En cambio, un precio-determinante tiene un cierto poder para fijar los precios.

Los mercados en los que hay menos participantes y productos menos estandarizados pueden mostrar una conducta precio-determinante en lugar de precio-aceptante. Imaginemos el mercado de películas de una ciudad de tamaño medio. Este mercado puede ser bastante competitivo y tener muchos cines, cada uno de los cuales trata de atraer a los clientes de otros cines, de los videoclubs… Aunque el mercado de películas es competitivo, no lo es tanto como el de maíz, por ejemplo. Si un agricultos tratara de cobrar mas caro su maíz, no venderia ninguno; pero un cine que cobrara por sus entradas un euro mas que su s competidores no perdería todos sus clientes. Como el producto del cineo no esta totalmente estandarizado (películas distintas, distintas localizaciones, pantallas mas grandes o pequeñas, asientos mas o menos comodos…), goza de una cierta discrecionalidad para fijar el precio. Es un precio-determinante, no un precio-aceptante.

Piensese por ejemplo en que montas una cafetería. Si ofreces cafés con leche normales, estándar, como los del resto de cafeterías, tendrás que ajustarte al precio de mercado, esto es, serias precio-aceptante; en cambio, si vendes una nueva variedad de café, o tu cafetería tiene alguna seña distintiva de tamaño, decoración o similares… entonces sí podrás establecer el precio que quisieras, esto es, precio-determinante. 

  • Una situación en la que todos los compradores y los vendedores son precio-aceptantes, se denomina competencia perfecta.
  • En cambio, una situación en la que existe una cierta competencia, pero en la que un numero menor de vendedores y una estandarización imperfecta del producto permiten a los productores actuar como precio-determinantes, se denomina competencia monopolisitca.

La competencia perfecta es el modelo en el que se basa la teoría clásica de la determinación de los precios y la rigidez de los precios en sumamente improbable en un mercado perfectamente competitivo. Los keynesianos están de acuerdo en que los precios no serian rigidos en un mercado perfectamente competitivo, pero afirman que una parte pequeña de la economía es perfectamente competitiva. Sostienen que la rigidez de los precios es posible e incluso probable en un mercado monopolísticamente competitivo.

para explicar esta cuestión, volvamos al ejemplo de los cines. Si el mercado de entradas de cine fuera perfectamente competitivo, ¿Cómo se fijaría su precio? Probablemente, los compradores y los vendedores de entradas se reunirían en algún lugar y los organizadores del mercado anunciarían los precios a los que están dispuestos a comprar y los precios a los que están dispuestos a vender. Los precios fluctuarían continuamente conforme apareciera nueva información en el mercado, alterando la oferta y la demanda. Por ejemplo, una buena critica de un personaje famoso que visita el cine elevaría de inmediato el precio de las entradas, pero en cambio, si tenemos la noticia de que se prevee una escasez de personas que cuiden niños pequeños, provocaría un descenso del precio de las entradas de todos los cines. 

Evidentemente, no es asi en la realidad como se fijan los precios de las entradas de cine. La manera en que fijan realmente los percios la mayoría de los cines tiene las siguientes características, que compraten la mayoría de los mercados precio-determinantes:

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32
  1. Un cine, en lugar de aceptar que el mercado determina totalmente el precio de las entradas, fija el precio de sus entradas en términos nominales y mantiene el precio nominal durante un tiempo.
  2. El cine satisface la demanda al menos en alguna medida al precio nominal fijo. Por «satisfacer la demanda» entendemos que el cine vende tantas entradas como quieren comprar la gente a su precio fijo hasta que el punto de que se ocupan todos sus asientos.
  3. El cine reajusta su precio de vez en cuando, generalmente cuando sus costes o el nivel de demanda varia significativamente.

¿Puede esta manera de fijar los precios maximizar los beneficios? La teoría keynesiana sugiere que sí, si la modificación de los precios nominales tiene costes y si el mercado es monopolísticamente competitivo.

Costes de menú y fijación de los precios. Un ejemplo clásico de un coste de la modificación de los precios es el coste en el que incurre un restaurante cuando tiene que reimprimir su menú para mostrar las modificaciones de los precios de sus platos. Es evidente que si las empresas incurren en costes cuando modifican los precios, los modificaran con menos frecuencia, lo que hace que los precios sean algo rigidos.

Uno de los problemas que puede plantear la explicación de la rigidez de los precios basada en los costes de menú es que estos costes parecen bastante bajos. ¿Cómo pueden ser los costes de menú entonces, responsable de un grado de rigidez nominal que puede tener importancia macroeconómica?

Para una empresa de un mercado perfectamente competitivo, la fijación de un precio algo equivocado tiene graves consecuencias: un agricultos que cobra su maíz un poco mas caro que el resto del mercado no vende posiblemente nada. Por lo tanto, la existencia de un coste de menú no le impediría fijar el precio de su producto exactamente en el nivel correcto. Sin embargo, la demanda del producto de una empresa monopolísticamente competitiva responde mucho menos a las variaicones de su precio; el cine no pierde muchos clientes si el precio de sus enrtadas en un poco mas alto que el de sus competidores. Por lo tanto, en la medida en que el precio del competidos monopolístico se encuentre dentro del intervalo general correcto, la perdida de beneficios que experimenta por no fijar exactamente el precio correcto no es demasiado grande. Si la perdida de beneficios es menor que el coste de modificar los precios (costes de menú), la empresa no modificara su precio.

La función de producción y la curva de demanda a las que se enfrenta la empresa sufren con el paso del tiempo diversas perturbaciones, por lo que finalmente el precio maximizador de los beneficios de una empresa puede ser significativamente diferente del precio fijado previamenet. Cuando los beneficios perdidos por fijar el precio incorrecto son claramente mayores que el coste de modificar el precio, la empresa modificara su precio nominal. Asi, los cines suben periódicamente el precio de las entradas y de sus consumiciones para reflejar la inflación general y otros cambios de la situación del mercado.


Satisfacción de la demanda a un precio nominal fijo. Cuando los precios son rigidos, las empresas no reaccionan a las variaciones de la demanda modificando los precios, sino alterando la cantidad de producción. Pero, ¿por que las empresas están dispuestas a satisfacer la demanda a un precio nominal fijo? Hemos afirmado antes que una empresa monopolísticamente competitiva puede subir algo su precio sin correr el riesgo de perder a todos los clientes. La estrategia maximizadora de los beneficios de una empresa monopolísticamente competitiva consiste en cobrar un precio mas alto que su coste marginal, que es el coste de producir una unidad adicional de producto. La diferencia entre el precio y el coste marginal es el margen del precio sobre los costes. En términos generales:

P = (1 + %) · CM

donde:

  • P = precio nominal cobrado por la empresa.
  • CM = coste marginal nominal.
  • % = margen constante sobre el coste marginal.

Cuando la empresa fija su precio de acuerdo a la ecuación de arriba, tiene una idea de la cantidad de unidades que va a vender. Supongamos que una empresa se enfrenta a un momento del tiempo en el que los clientes demandan varias unidades mas de las que esperaba vender a ese precio. ¿Será rentable para la empresa satisfacer la demanda a este precio?

Sí. Como el precio que cobra la empresa por cada unidad adicional es mas alto que el coste de producirla, esto es, su coste marginal, los beneficios aumentan cuando vende mas unidades al precio fijo. Por lo tanto, mientras el coste marginal sea inferior al precio fijo de su producto, la empresa ofrecerá mas unidades a este precio fijo. Además, si esta pagando un salario de eficiencia, puede contratar fácilmente mas trabajadores para producir las unidades necesarias para satisfacer la demanda, ya que hay un exceso de oferta de trabajo.

La importancia macroeconómica de que las empresas satisfagan la demanda al precio nominal fijo radica en que la economía puede producir una cantidad que no se encuentre en la recta de pleno empleo. Recordamos que la recta PE muestra la cantidad de producción que producirían las empresas tras ajustar totalmente todos los salarios y precios. Sin embargo, como los precios nominales son rigidos, los precios de los bienes no se ajustan rápidamente hasta alcanzar sus valores de equilibrio general. Durante el periodo en el que los precios aun no se han ajustado totalmente, la cantidad de producción no tiene por que encontrarse en la recta PE sino que mientras el coste marginal sea menor que el precio fijo, las empresas monopolísticamente competitivas producirán la cantidad demandada.

Demanda efectiva de trabajo. Cuando una empresa satisface la demanda de su producto a un precio especifico, puede producir una cantidad distinta de la programada y emplear uyna cantidad de trabajo distinta a la programada. ¿Cuánto trabajo empleara una empresa cuando satisfaga la demanda? La respuesta esta en la curba de demanda efectiva de trabajo de la siguiente figura. Cualquiera que sea la cantidad de producción, la curva de demanda efectiva de trabajo indica cuanto trabajo se necesita para obtener esa cantidad de producción, manteniéndose constantes la productividad, el stock de capital y el esfuerzo.

  • Cuando la economía no se encuentra en la recta PE y el nivel de precios es fijo, la curva de demanda efectiva de trabajo indica el nivel de empleo,
  • Cuando los salarios y los precios se ajustan totalmente, la economía vuelve a la recta PE y el nivel de empleo viene dado por la curba de demanda de trabajo.

Una vez que los salarios y los percios se han ajustado totalment ey la producción se encuentra en el nivel de pleno empleo, la curva de demanda efectiva de trabajo indica que el empleo es igual a N.

Fuente: Macroeconomía, 4ª Edición, de Andrew B. Abel y Ben S. Bernanke

Click Here
VER TEMARIO COMPLETO DE MACROECONOMÍA

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"