El impuesto sobre el patrimonio neto

El impuesto sobre el patrimonio neto

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

Grado en Economía   Economía Pública | Ingresos Públicos


Aunque es un impuesto antiguo, solo está presente en unos pocos países de la OCDE.

¿Por qué sigue existiendo este impuesto en los sistemas fiscales modernos? Por tres motivos:

  1. Permite una administración más eficaz de otros gravámenes.
  2. Sus pautas de equidad y su contribución a la redistribución de la renta y la riqueza.
  3. Permite una eficiente asignación de recursos.

Justificación del impuesto

Argumento administrativo

El impuesto sobre el patrimonio neto, IPN, resulta muy útil de ayuda en la administración del IRPF y de otros impuestos patrimoniales, en especial el impuesto de sucesiones y donaciones. El IPN ayuda en:

  1. La comprobación de las rentas de los constribuyentes, pues el IPN permite:
    • Controlar esas rentas, al facilitar información sobre las rentas ocultadas que hayan sido generadas por los elementos patrimoniales y sobre presuntos rendimientos del capital computables en el impuesto sobre la renta.
    • Controlar las ganancias de capital realizadas, en la medida en que su realización supone la enajenación de algún elemento patrimonial no sometido a tributación en el impuesto personal sobre la renta (si vendo una casa y así lo declaro en el IPN para no pagar el correspondiente impuesto, debo haber satisfecho los impuestos relativos a su venta).
  2. La comprobación de las transferencias realizadas y recibidas a titulo gratuito, así como del caudal relicto (conjunto de bienes, derechos y obligaciones resultantes del fallecimiento de una persona y que constituyen todo su patrimonio) del causante de una herencia.
    • Al ser anual, el IPN facilita información sobre los valores del patrimonio al comienzo y al final del período impositivo, alertando a las autoridades fiscales de posibles transferencias gratuitas no declaradas. Esto será posible al descubrir alteraciones patrimoniales entre períodos (no imputables a variaciones en los precios de los activos ni al ahorro del contribuyente).
    • Como el IPN obliga al contribuyente a presentar anualmente una declaración del inventario de bienes y derechos que integran su patrimonio, en caso de fallecimiento del mismo, la Administración podrá conocer fácilmente la composición y valoración de la masa hereditaria.

Quien defraude en el impuesto sobre la renta o en el de sucesiones, probablemente también lo haga en el IPN.

Argumento de equidad y redistribución

Este argumento se basa en dos tipos de razonamientos diferentes:

  1. El logro de un alto grado de equidad fiscal horizontal exige someter a imposición no solo las rentas de los individuos, sino también sus patrimonios.
  2. La complementariedad del IPN con el impuesto personal sobre la renta refuerza la equidad fiscal, por diversas razones:
    1. El IPN ayuda a discriminar entre las rentas fundadas (del capital), rentas permanentes y seguras (solo para el propietario, sino para sus herederos), y las rentas no fundadas (del trabajo), ingresos que cesan con la jubilación o muerte del titular.
    2. El IPN evita o reduce la evasión, al controlar los elementos patrimoniales visibles, ya que la evasión suele concentrarse en las rentas patrimoniales.
    3. El IPN puede gravar ganancias de capital no realizadas y ciertos rendimientos en especie, que no son gravados en el IRPF pero que aumentan la capacidad de pagos de los sujetos. Esta opción generaría problemas de valoración yt de liquidez en muchos contribuyentes.

El IPN, impuesto sobre el patrimonio neto, ayuda a hacer efectivos los principios de capacidad de pago y redistribución, debido a:

  1. La introducción de un IPN en el sistema fiscal contribuye a elevar la progresividad del impuesto sobre la renta, en la medida en que los grandes patrimonios pertenencen a los escalones superiores de renta.
  2. La existencia ed un mínimo exento en el IPN le dota de cierta progresividad aunque su tarifa sea proporcional.
  3. Al ser anual, el IPN puede tener más carácter redistributivo que losi mpuestos sucesorios, por proporcionar una recaudación relativamente superior.

El problema es que estos efectos no sólo dependen de la progresividad, sino también de la recaudación obtenida con el impuesto, lo que significa que su capacidad de redistribución solo puede ser muy limitada, al ser su recaudación bastante baja en la mayoría de los países.

Argumento de eficiencia

El IPN puede suponer un estímulo para los propietarios para dar un uso más productivo a sus patrimonios y para reasignar sus recursos (desde los empleos menos rentables a los más rentables). El aumento de los costes de tenencia que originaría el impuesto induciría a los propietarios de activos ociosos o poco rentables:

  • A darles un uso más productivo.
  • A reasignar recursos hacia empleos con tasas de rentabilidad más elevadas.
  • A vewnder sus activos patrimoniales a otros dispuestos a hacerlo.

Todo lo cual favorece el desarrollo económico.

Este razonamiento se ha criticado aludiendo que:

  • El IPN desincentivará los usos improductivos, pero también los productivos, Lo lógico sería gravar solamente los usos improductivos del patrimonio.
  • El capital podría no ser tan productivo como se supone al aplicar el IPN.
  • En una coyuntura económica adversa, o en la fase inicial del negocio, la rentabilidad del capital invertido puede ser insuficiente, sin que ello tenga por qué implicar ineficiencias. Por ello, aunque en esas circunstancias el IRPF o el impuesto de sociedades sean nulos o bajos, la existencia de un IPN puede ser un obstáculo para la inversión y el crecimiento.

Los dos últimos argumentos explican que sea conveniente la concesión de beneficios fiscales a los patrimonios empleados en actividades económicas.

  • Los activos más improductivos (joyas, arte…) suelen ser los más difíciles de controlar, por lo que el impuesto puede acabar incentivando la inversión en esta clase de activos (con ello podrá eludirse el pago del impuesto).

Problemas prácticos: incidencia y efectos económicos del impuesto

Problemas prácticos del impuesto sobre el patrimonio neto, IPN:

  • Elevado número de exenciones concedidas en el impuesto.
  • Ausencia de homogeneidad en el proceso de valoración, debido a las dificultades de identificación y valoración de los elementos patrimoniales.
    • Amplia variedad de pautas valorativas, con predominio de criterios de valoración distintos al de mercado.

Todo ello merma la incidencia del impuesto en la capacidad de pago real de los sujetos y su contribución al logro de la equidad y redistribución.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32

También afecta a la equidad horizontal, la equidad vertical y la composición de la inversión (al valorarse unos elementos patrimoniales de forma diferente a otros):

  • Vulneración de la equidad horizontal: dos individuos con el mismo nivel de riqueza o patrimonio tributarían de forma diferente según cual fuese la composición de su patrimonio.
  • Vulneración de la equidad vertical: si los patrimonios empresariales quedaran exentos del IPB, los propietarios de los grandes patrimonios podrían beneficiarse facilmente de dicha exención, utilizando sus patrimonios en una actividad económica o simulando dicha utilización.

Elementos patrimoniales problemáticos

Por estar parcial o totalmente exentos, o por ser valorados mediante procedimientos arbitrarios.

  • Empresario individual

¿Debe valorarse el patrimonio del empresario individual como la suma de los elementos patrimoniales del negocio? La doctrina señala que la base imponible que habría que computarse sería la suma de los elementos patrimoniales más el valor añadido de la empresa (fondo de comercio). Es decir, el beneficio potencial que podrían generar esos elementos patrimoniales.

  • Capital humano

Para garantizar la equidad impositiva, el IPN debería someter a imposición no sólo el patrimonio material poseido por el contribuyente, sino además el patrimonio inmaterial constituido por el capital humano que incorpora el gasto de cada individuo en su formación. El patrimonio gravado debería incluir la suma actualizada de los ingresos que pudiera obtener en un futuro el contribuyente con la formación por él adquirida. Exento en la mayoría de las legislaciones por la dificultad de calcularlo.

  • Derechos de autor

Cuando estos derechos son explotados por el autor, los ingresos obtenidos se consideran fruto de su trabajo en calidad de salario y, por lo mismo, no se incluyen en la base del impuesto sobre el patrimonio. En cambio, si son explotados por otra persona distinta del autor (por compra), se incluyen en la valoración de su patrimonio.

  • Fondos de pensiones

Aunque deberían formar parte de la base del impuesto, según su valor actual, como patrimonio de los individuos, por cuanto se constituyen al margen del trabajo personal y no son renta, suelen estar exentos de imposición.

  • Seguros de vida

Idem a los fondos de pensiones.

Tratamiento de partidas de difícil valoración pero de fácil ocultación

  • Dinero en efectivo en poder de una persona.
  • Joyas ed uso personal y las obras de arte.
  • Ajuar doméstico: en vista de la gran defraudación existente, la Hacienda suele declararlas exentas de imposición.

Debido a estos problemas los impuestos patrimoniales tienden a recaer sobre elementos visibles. Desde una perspectiva técnica, el problema fundamental al que se enfrenta la imposición sobre el patrimonio es la valoración de los elementos patrimoniales.

Efectos económicos

Una elevada fiscalidad sobre el patrimonio neto pdoría inducir efectos perversos sobre:

  • El ahorro y el esfuerzo laboral para ahorrar, así como las pautas de elección entre ahorro y consumo y entre clases de bienes de consumo (porque al existir bienes od erechos parcial o totalmente exentos, el ahorro podría canalizarse hacia esos bienes, al tiempo que podría tenderse a sustituir ahorro por consumo y bienes de consumo duraderos por bienes no duraderos).
  • Los flujos internacionales de capital, ya que el capital podría emigrar a los países relativamente menos gravosos.

Estos efectos económicos del IPN explican por qué en la prácica dicho gravamen adopta corrientemente la forma de impuesto sustitutivo (cuyo pago se satisface con cargo a la renta del período en lugar de con el producto de la venta de elementos patrimoniales) y, por qué la suma de su cuota tributaria y de la del impuesto sobre la renta no excede habitualmente de un porcentaje específico de la base de este último impuesto.

Fuente: resumen de teoría de los ingresos públicos, José Ramón Galeano Gil, UNED

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"