Justificación del impuesto sobre la renta de sociedades

Justificación del impuesto sobre la renta de sociedades

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

Grado en Economía   Economía Pública | Ingresos Públicos


El impuesto sobre la renta de sociedades ha tenido un peso reducido en los países de la OCDE.

El impuesto sobre la renta de sociedades nace con la idea de gravar a las sociedades de capital, que tienen responsabilidad limitada, pero que protagonizan el grueso del comercio internacional.

Argumentos a favor del impuesto sobre la renta de sociedades

  1. Aunque los socios ya son gravados en su renta, una sociedad es algo distintos de la sumple suma de sus socios, ya que existe una separación entre la propiedad, detentada por los socios, y su control, que recae sobre el consejo de administración.
  2. El impuesto de sociedaes puede concebirse como un mecanismo de retención de las rentas del capital de los accionistas a las empresas, que evita el gravamen de los beneficios no distribuidos (parte de la renta de los accionistas) se porponga hasta el momento en que se repartan como dividendos o se realicen como ganancias de capital tras la enajneación de las acciones.
  3. La existencia del impuesto de sociedades constituye una forma de control de las rentas (la rentabilidad de las sociedades supone una valiosa información para la posterior imposición de las rentas personales).
  4. Equidad, ya que la imposición de los beneficios societarios surtirá un efecto positivo sobre la distribución de la renta.
  5. El impuesto sobre la renta de las sociedades es un instrumento para la asignación e internalizción de los costes sociales, tales como la contaminación.
  6. De no existir este impuesto, los socios no residentes en los países de origen de las sociedades dejarían de contribuir a la financiación de los servicios públicos.
  7. El impuesto sobre la renta de sociedades constituye un medio de regulación y control social, que permite generar estimulos para las empresas, u cuya supresión supondría la pérdida de un importante instrumento de actuación político-económica.
  8. La generalizada presencia en los sistemas fiscales comparados de este impuesto, así como la importancia de la recaudación obtenida por el mismo. La propia existencia del impuesto sería la justificación más persuasiva para su existencia.

Argumentos en contra del impuesto sobre la renta de las sociedades:

  1. Contra el argumento 1: una sociedad no difiere de la suma de los socios. Gravas a estos por su renta y por la sociedad constituye una doble imposición de los dividendos.
  2. Contra el argumento 4: resulta discutible atribuir al impuesto un efecto positivo significativo sobre la distribución de la renta:
    1. El efecto redistributivo del impuesto solo se daría realmente si este fuese soportado por la sociedad como tal, pero este gravamen se traslada a los precios de los bienes y servicios que la sociedad presta y, en consecuencia, se trata de un impuesto regresivo y nada equitativo.
    2. Un gran porcentaje de las acciones corresponden a ciudadanos medios que han invertido sus ahorros en el mercado primario o secundario, por lo que no es realista argumentar que el grueso de los socios de las empresas societarias pertenencen a los niveles altos de renta.
  3. Contra el argumento 5: este argumento obligaría a diferenciar entre sociedades en función de los costes generados (quien más contamine) y no en función del beneficio.
  4. Es un impuesto que discrimina en función de cual sea la forma de financiación de la empresa: perjudicando la financiación propia (los dividendos no son deducibles) y beneficiando al endeudamiento (los intereses son deducibles).
  5. Es un impuesto que discrimina en función de la forma de organización empresarial: perjudicando las formas societarias de las empresas frente a las formas no societarias, ya que estas últimas solo han de tributar por el impuesto sobre la renta personal.
  6. Como el impuesto de sociedades es proporcional y su tipo fijo, puede hacer que proliferen las constituciones o conversiones en sociedades de aquellas personas físicas que deseen eludir los elevados tipos marginales el impuesto sobre la renta personal.
  7. Problemática de carácter internacional. En el contexto de un mercado libre, con plena libertad de movimiento de capitales, los diferentes impuestos de sociedades pueden dar lugar a una ineficiente localización espacial de las empresas.
  8. El impuesto de sociedades puede afectar a la vida media de los bienes de equipo, al influir en las decisiones empresariales sobre su adquisición.

Fuente: resumen de teoría de los ingresos públicos, de José Ramón Galeano Gil, UNED

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"