Principio del beneficio y principio de la capacidad de pago

Principio del beneficio y principio de la capacidad de pago

Grado en Economía   Economía Pública | Ingresos Públicos


¿En base a qué criterios es posible determinar a efectos tributarios una situación de igualdad o desigualdad entre distintas personas? Lo hacemos a través del principio del beneficio y del principio de la capacidad de pago.

Principio del beneficio

Con este principio, los impuestos en el Sector Público se entienden como precios en el mercado privado. Busca una equivalencia entre los impuestos pagados por el contribuyente y las prestaciones recibidas del Estado; esto es, pagar en función del beneficio o utilidad recibida por los servicios públicos.

En un primer momento, se usó el principio del beneficio para repartir la carga por impuestos. El problema es que inicialmente no existían reglas operativas para llevar a la práctica este principio. Por ello, se desarrolló en 1870 el análisis de la utilidad marginal.

En el siglo XIX, se desarrolla una segunda interpretación del principio del beneficio, conocida como la del cambio voluntario, que prente asegurar el equilibrio económico, y NO la equidad del sistema. La oposición entre impuestos y servicios públicos hace necesaria la equivalencia entre las utildiades marginales que la actividad financiera proporciona y detrae a cada individuo. Esta interpretación constituyó la base del marginalismo financiero. 

Marginalismo financiero

El objetivo principal del marginalismo financiero es trasplantar el esquema de la formación de los precios en los mercados de bienes privados a los servicios públicos, de forma que el impuesto no solo deba cubrir el coste de producción de los servicios públicos, sino que también debería reflejar la utilidad reportada por ellos. En general, los impuestos operarían como presudoprecios de los servicios públicos en correspondencia a la demanda de los contribuyentes.

El gran problema es la dificultad de traspasar las valoraciones individuales a las colectivas, ya que, a diferencia de lo que ocurre en el mercado privado, no es posible calcular la curva de demanda en los bienes y servicios prestados por el Estado, al no haber formulación de tal demanda para los mismos (motivo por el que su prestación la asume el Estado).

Para Wicksell, las preferencias individuales pueden manifestarse a través del sistema de votaciones, y de esta forma podría llegarse a conocer si la mayoría de individuos está de acuerdo o no con la provisión de una determinada cantidad de bien público. Este mecanismos político sustituiría al mercado para conocer las preferencias. 

Problemas en la aplicación del principio del beneficio

  • Provisión de bienes públicos puros (consumo no rival y no excluyente). El principio del beneficio exigiría un conocimiento perfecto de las preferencias de los individuos respecto de los distintos bienes, de modo que pudiera exigirse a cada uno de ellos el pago de un impuesto (precio) por unidad provista igual a su valoración marginal del bien. El sistema de votaciones no permite un conocimiento perfecto de las valoraciones individuales de los bienes públicos. Aunque el resultado de la votación fuese favorable al nivel nivel de gasto propuesto, habría individuos que habrían estado dispuestos a pagar más por ese nivel de bien público, y otros dispuestos a pagar menos, lo que significa que ninguna fuente impositiva de financiación sería plenamente eficiente. Ni siquiera un impuesto de suma fija sería plenamente eficiente porque presupondría que todos los contribuyentes valoran por igual los bienes públicos, y porque no garantiza que el nivel de gasto votado sea más eficiente que si su financiación se realizara con otras fuentes impositivas. 
  • Provisión de la mayoría de los bienes públicos impuros. En los bienes públicos impuros el principio del beneficio es aplicable, ya que, al ser excluyentes, se puede fijar un precio determinado por su consumo o utilización. Los individuos pueden ajustar la cantidad consumida al precio, revelando así sus preferencias y, por lo tanto, la utilidad que les reporta el bien. A pesar de ello, este mecanismo de financiación del gasto tampoco es plenamente eficiente, ya que si el consumo del bien es no rival (autopista de peja no congestionada), la incorporación de un consumidor adicional tendría un coste marginal social cero, por lo que la no exclusión de su consumo de los individuos que no lo consumen porque lo valoran por debajo de su precio (lo consideran caro) conduciría a un aumento del bienestar social(si dejamos que quien no puede pagar use el servicio, siempre que no se congestione, el bienestar social se incrementa al incrementarse la utilidad de más personas).

Aunque pueda considerarse equitativo que los bienes públicos excluibles sean financiados por los usuarios, su financiación mediante el principio del beneficio no es del todo eficiente.

  • Bienes privados provistos por el sector público. Rivales en el consumo y excluyentes. SZu financiación mediante la aplicación del principio del beneficio por la vía de los precios garantiza la eficiencia. Aun así, hay que distinguir entre:
    • Bienes que el sector público provee por razones redistributivas, como pueden ser la educación o la sanidad. Financiarlos mediante el principio del beneficio anularía sus efectos redistributivos.
    • Bienes que el sector público presta por motivos de eficiencia, tal como los bienes provistos por monopolios naturales (gas, electricidad) o por ausencia de mercados (determinados seguros). Son los únicos bienes privados que parecen idóneos para ser financiados mediante el principio del beneficio. 

Los precios públicos se basas en el principio del beneficio; las tasas tratan de aproximarse al principio del beneficio, ya que surgen ante la existencia de demandas particulares.

Los impuestos utilizan el principio del beneficio mediante dos vías:

  1. La vía generacional, consistente en el reparto de los costes de los servicios públicos cuya duración excede a una generación.
  2. La vía de ámbito espacial, que se aplica a los servicios cuyos beneficios se distribuyen desigualmente en las distintas áreas o zonas de una jurisdicción cualquiera.

Ventajas en la aplicación del principio del beneficio

  • Financiación más estable para determinados servicios públicos (inversiones en obras).
  • Mayor percepción del coste de los bienes y servicios públicos en los gestores públicos y los consumidores, lo que facilita la transparencia y la responsabilidad en la gestión, y contribuye a la racionalización de la demanda de determinados servicios públicos.
John Stuart Mill
John Stuart Mill

John Stuart Mill, 1921, se opuso al uso frecuente del pricnipio del beneficio como cirterio de reparto de la carga tributaria, por considerar que conduciría a un sistema fiscal regresivo. Los pobres necesitan mucho más de los servicios públicos que los ricos, y soportarían por ello una mayor presión fiscal relativa.


Principio de capacidad de pago

De acuerdo con el principio de capacidad de pago, un sistema fiscal es justo o equitativo si la carga impositiva se reparte entre los contribuyentes en función de su capacidad económica, independientemente de los beneficios que obtengan de los bienes y servicios públicos.

Este principio contiene tres proposiciones generales básicas:

  1. El gasto público en servicios se considera un dato independiente de su coste.
  2. Su radical oposición al principio del beneficio.
  3. La necesidad de repartir los impuestos de acuerdo con un ideal de justicia, en función de la capacidad económica de cada sujeto.

Índices de capacidad de pago

  • Índice de riqueza. Posesión de patrimonio.
  • Índice de producto.
  • Índice de renta. La renta del contribuyente pasará a considerarse como el índice mas expresivo de la capacidad de pago. Llevado a cabo gracias a la aplicación de la contabilidad al mundo empresarial. Actualmente, como forma mas equitativa de distribuir el impuesto, se tienen en cuenta ambos índices: renta y riqueza, ya que el bienestar económico no solo está influenciado por la renta percibida durante un periodo, sino tambien por la suma de la riqueza acumulada (ya que la riqueza genera rentabilidad).
  • Índice de gasto personal. Se trata de un índice de amplia aceptación pero de dificil aplicación. Ventajas del índice de gasto personal:
    • Efectos sobre el desarrollo económico.
    • Reparto más justo de los costes públicos, al gravar a cada sujeto en función del gasto personal, y no es función de la renta personal.

Los índices seguidos en la actualidad en la mayoría de los países son la renta personal, a la que a veces se añade el índice del patrimonio, y los gastos considerados a través del índice del gasto en consumo.

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32
LA EQUIDAD EN LA IMPOSICIÓN
Principio del beneficio y principio de la capacidad de pago
Equidad vertical y progresividad impositiva

Fuente: resumen de José Ramón Galeano Gil, UNED