Progresividad del impuesto. Tratamiento de las ganancias de capital

Progresividad del impuesto. Tratamiento de las ganancias de capital

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

Grado en Economía   Economía Pública | Ingresos Públicos


Al hablar de la progresividad del impuesto sobre la renta ha de distinguirse entre su progresividad formal o teórica y su progresividad real.

Progresividad formal

La progresividad formal viene definida por tres factores:

  • La magnitud del mínimo exento o renta no discrecional no gravada.

El mínimo exento es la suma mínima de renta que necesita un sujeto para atender sus necesidades vitales y gastos de subsistencia, y de él suelen beneficiarse todos los contribuyentes. Un impuesto sobre la renta con un tipo impositivo proporcional y una cantidad de renta exenta de imposición se transforma en un impuesto progresivo, en el que el tipo medio de gravamen crece con la renta.

  • La concesión de deducciones específicas en la base o en la cuota del impuesto.

El grado de progresividad efectivo del impuesto será distintos en ambos casos, debido a que las deducciones en la base operan al tipo marginal que corresponda al contribuyente, mientras que las deducciones en la cuota son independientes de la renta.

  • La estructura de la tarifa o escala de los tipos impositivos.

Se trata del factor en el que generalmente suele repararse al analizar la progresividad del impuesto. Sin embargo, pese a su incidencia en la progresividad formal del impuesto, una elevada progresión de los tipos impositivos nominales no siempre equivale a una acusada progresividad real del impuesto. La aplicación de un concepto de renta más bien restringido y la concesión de numerosas deducciones o beneficios fiscales pueden restar progresividad real al impuesto, al reducir los tipos medios efectivos (la relación entre la cuota líquida y la base imponible) y, por ende, la carga real del impuesto.

Además de estos tres puntos, la progresividad real del impuesto dependerá además de:

  • La unidad contribuyente adoptada (individual o familiar).
  • El tratamiento diferenciado entre rentas (de capital y salariales).
  • Los efectos de la inflación sobre algunos elementos del impuesto.
  • Los efectos de incidencia del impuesto y el fraude fiscal.

Un impuesto formalmente progresivo puede resultar regresivo en la práctica si existe un elevado nivel de fraude y evasión fiscales.


El tratamiento de las ganancias de capital

Por ganancia de capital o plusvalías se entiende el incremento de valor que experimenta un activo respecto a su valor de adquisición. De acuerdo con la definición de Haig-Simons, estas ganancias de capital o plusvalías deben someterse a imposición, por cuanto originan un aumento en la capacidad de consumo del individuo y, por tanto, también constituyen renta.

Requisitos de las ganancias de capital como objeto de gravamen

  • Han de ser ganancias realizadas, esto es, deben surgir de la enajenación del activo. Los incrementos patrimoniales no realizados no suelen incluirse en las bases de los impuestos sobre la renta, por las siguientes razones:
    • Porque al declararlos, el contribuyente tendría que determinar el valor real de sus activos sin contar con referencias respecto a transacciones de mercado.
    • Porque la Administración debería disponer de los medios materiales y humanos necesarios para poder comprobar la veracidad de los valores declarados.
    • Porque esta modalidad de gravamen podría originar serios problemas de liquidez a algunos contribuyentes, incluso obligándolos a vender sus activos para poder hacer frente al incremento impositivo asociado al aumento en los precios.

El problema de no gravar las plusvalías no realizadas es que se puede generar el efecto lock-in o de cierre: el desestímulo fiscal a realizar plusvalías y por ende la distorsión de la libre movilidad de capitales, así como la conversión de rentas y ganancias de capital realizadas en ganancias de capital no realizadas para evitar la carga impositiva.

  • Han de tratarse de ganancias no habituales, inesperadas o esporádicas. Las ganancias de capital habituales se consideran siempre renta.
  • Deben ser ganancias puras o reales, no derivadas de reducciones en los tipos de interés de mercado o del incremento del nivel general de los precios. En la determinación de las variaciones patrimoniales deberían aplicarse coeficientes de actualización sobre el precio de adquisición que eliminasen el efecto de la inflación registrada durante el período de generación de la plusvalía.

Conveniencia de la imposición de las ganancias de capital

La conveniencia de gravar o no el capital debe basarse en si el impuesto surte los siguientes efectos:

  • La equidad del gravamen de las ganancias de capital

Argumentos a favor de gravar las ganancias de capital:

  1. No gravarlas constituiría un «regalo» a algunos contribuyentes a expensas del resto de la comunidad.
  2. Las ganancias de capital ofrecen una manifestación de la capacidad de pago de los sujetos.
  3. Se concentran en los tramos superiores de la distribución de la renta.
  4. Su exención podría promover la conversión de ciertas categorías de rentas (intereses, dividendos) en ganancias de capital.

Argumentos en contra de gravar las ganancias de capital:

  1. Como ingresos irregulares que se gravan en el momento de su realización, en presencia de una tarifa progresiva la acumulación del impuesto origina un exceso de gravamen al perceptor de tales ganancias.
  2. La imposibilidad de concebir un impuesto que grave todas las ganancias de capital, cualquiera que sea su naturaleza, atenta igualmente en contra de la equidad.
  • La eficiencia del gravamen de las ganancias de capital

Argumentos a favor de gravar las ganancias de capital:

ActivoEntradaSTOP /PROFITResultado
5/12/18
VENTA: 11.242
S:11.330
TP: 11.032
+210
15/11/18
VENTA: 9050
S: 9286
TP: 8664
+386
22/10/18
VENTA: 8828
S: 8890
TP: 8635
-62
24/10/18
VENTA: 7132
S: 7214 TP: 6951
+181
22/10/18
VENTA: 2758
S: 2783 TP: 2719
+39
22/10/18
VENTA: 25302
S: 25643
TP: 25046
+256
22/10/18
VENTA: 3209
S: 3294
TP: 3097
EN MERCADO
22/10/18
VENTA: 5.14
S: 5.26
TP: 5
+140
22/10/18
VENTA: 8905
S: 9031
TP: 8778
+82
17/10/18
VENTA: 9.064
S: 9.181
TP: 8839
+225
3/9/18
VENTA: 9400
S: 9500
TP: 9201
+199
10/9/18
VENTA: 9.271
S: 9300
TP: 9121
-29
10/9/18
COMPRA: 22.478

S: EN ENTRADA
TP: 23.019
+541
10/9/18
COMPRA: 7.411

S:7.384
TP: 7.480
+69
10/9/18
VENTA: 12.008
S:12.043
TP: 11.906
+102
10/9/18
COMPRA: 1.16180

S: 1.16060 TP: 1.16500
+32
  1. Posible efecto desincentivador de la inversión especulativa.

Argumentos en contra de gravar las ganancias de capital:

  1. Efectos negativos sobre el ahorro y la inversión: el impuesto sobre las ganancias de capital suele pagarse exclusivamente con cargo al ahorro privado.
  2. Desalienta la inversión, al inhibir la realización de inversiones más arriesgadas (más rentables).
  • La estabilidad económica aportada por el gravamen de las ganancias de capital

Argumentos a favor de gravar las ganancias de capital:

  1. Estabilización de la renta: al oscilar las ganancias de capital en igual sentido que la renta pero con mayor intensidad, el impuesto girado sobre ellas genera una recaudación más y menos que proporcional en etapas de prosperidad y depresión económicas, respectivamente, lo que favorece a la postre la estabilización automática de la renta y con ello el éxito de las políticas antiinflacionistas y antidepresivas.

Argumentos en contra de gravar las ganancias de capital:

  1. Desestabilización de los precios: en etapas de alza generalizada de las cotizaciones en el mercado de valores, en las que las ganancias de capital predominan sobre las pérdidas, el impuesto puede inducir a los tenedores de los valores a mantenerlos en sus carteras, sin realizar las ganancias de capital, reduciendo así la oferta de títulos en el mercado, aumentando sus precios y desestabilizando las cotizaciones. Al mismo tiempo, si el impuesto permite la compensación de las pérdidas de capital, tras una baja de cotizaciones aumentarán los deseos de vender en los tenedores de títulos, produciéndose un aumento de la oferta de estos en el mercado y una disminución de sus precios, con el consiguiente hundimiento adicional de las cotizaciones.
  • La simplicidad administrativa del gravamen de las ganancias de capital

Argumentos en contra de gravar las ganancias de capital:

  1. Implantación: dificultad de atribuir a determinados activos un valor de mercado.
  2. Permanencia: que implica una fuerte necesidad de personal especializado para su administración.

En conclusión, podemos decir que las ganancias de capital no pueden quedar exentas de tributación, pues el efecto final de su imposición es positivo, ya que:

  1. La estabilidad saldría reforzada con el impuesto.
  2. Atiende al principio de equidad.
  3. El posible coste administrativo probablemente es menor que el que pueda originar cualquier impuesto indirecto.

Diferentes formas de gravar las ganancias de capital

  • En el IRPF, dándoles igual tratamiento que a cualquier otro tipo de renta, o, aplicándoles un régimen especial en cuanto a normas de cómputo o tarifa impositiva.
  • Con un impuesto especial sobre las ganancias de capital independiente sobre el impuesto o sobre la renta personal.
  • Con impuestos diferentes para cada tipo de ganancia de capital, lo cual supondría un trato discriminatorio.

Actualmente, en los países de la OCDE, suele darse a las ganancias de capital un tratamiento fiscal favorable, memdiente tipos impositivos reducidos, y/o de la exención de parte de la plusvalía, o incluso del total.

La principal razón para no gravar las ganancias de capital es la necesidad de evitar los efectos perniciosos de la elevada movilidad de las rentas del capital:

  1. El desestímulo del ahorro.
  2. Los riesgos de emigración de capital al exterior por el efecto de la deslocalización del ahorro.
  3. La posible traslación del impuesto a los trabajadores por la vía de la reducción de la renta que seguiría al descenso de la productividad marginal del trabajo derivado de una dismiución del capital en el país (mucho trabajador para poco capital).

Muchos países gravan las ganancias de capital a largo plazo con tipos impositivos menores que las obtenidas a costo plazo. Esto se hace para evitar un gravamen desproporcionadamente elevado de las ganancias a largo plazo.

Fuente: resumen de teoría de los ingresos públicos, de José Ramón Galeano Gil, UNED

Click Here
VER TODAS LAS ASIGNATURAS DEL "GRADO EN ECONOMÍA"