Funciones de la Hacienda Pública: asignación eficiente de los recursos

Funciones de la Hacienda Pública: asignación eficiente de los recursos

GRADO EN ECONOMÍA POR 2.700€ Grado completo Online

SOLICITAR INFORMACIÓN 

En una primera acepción, la eficiencia económica ha de equipararse al mejor uso posible de los recursos escasos de los agentes económicos. Un sistema económico es eficiente si maximiza el bienestar de los individuos sin despilfarrar recursos. En el sentido de Pareto, un sistema económico es eficiente cuando no es posible reasignar los recursos de manera que pueda mejorarse la situación de algún individuo sin empeorar la de otro. Al comparar la eficiente relativa de dos asignaciones alternativas, se dice, por tanto, que una es superior a otra en el sentido de Pareto cuando al pasar de esta a aquella alguno individuo mejora sin que otro empeore.

Desde una perspectiva económica, una asignación eficiente de los recursos escasos de que dispone una sociedad implica el utilizarlos de la mejor manera posible, en un doble sentido:

  • Desarrollar siempre el esquema de producción a lo largo de la curva de trnasformacion o frontera de posibilidades de producción.
  • A la hora de distribuir los recursos, alcanzar siempre optimos en el sentido de Pareto.

El concepto de eficiencia es aplicable, en consecuencia, a dos ámbitos distintos (que no independientes) de la actividad económica: la producción y el consumo. La eficiencia de la actividad económica exige, ciertamente, que se produzca eficientemente lo mas posible (eficiencia en la producción) y que la producción se distribuya entre los individuos de la forma ams acorde con sus preferencias (eficiencia en el consumo).

A continuación se analizan, por separado, que condiciones deben darse para que el intercambio de bienes y la actividad productiva sean eficientes, con el objeto de contemplar, a partir de los resultados obtenidos, si esos requisitos se cumplen o no en cualquier económia de mercado. Las conclusiones que aquí se obtengan nos serán útiles para determinar si el Sector Publico debe o no desempeñar un papel activo en la economía. Porque si el mercado funcionase correctamente, de forma tal que logrgase por si solo una asignación optima de los recursos disponibles, habría necesariamente que concluir que, en tal caso, lo mejor seria que el Sector Publico dejase actuar libremente al mercado y se mantuviese al margen de la actividad económica; pero, por el contrario, si el mercado no fuese capaz de distribuir los recursos de la economía de forma optima, la intervención publica estaría plenamente justificada, y su misión seria la de ayudar al mercado a alcanzar la eficiencia económica.

  • Eficiencia en el consumo

Por eficiencia en el consumo se entiende aquella situación en que no es posible conseguir una reasignación de los bienes entre los individuos que aumente la utilidad o el bienestar de algún sujeto sin disminuir la de otro. En otros términos, una asignación de bienes en el consumo es eficiente si, dadas unas cantidades de bienes, no es posible aumentar el bienestar de un individuo sin reducir el de otro mediante la redistribución de los bienes.

  • Eficiencia en la produccion

Se dice que una asignación es eficiente en la producción cuando no es posible aumentar la producción de un bien sin reducir la de otro, mediante la reasignación de factores productivos entrer industrias.

  • Eficiencia global

La eficiencia económica se lograra cuando se produzcan simultáneamente la eficiencia en la producción y en el consumo, o dicho de otra manera, cuando la producción de los bienes sea eficiente o uptima y además el consumo de estos por los individuos alcance un optimo de Pareto.

EFICIENCIA EN LOS MERCADOS COMPETITIVOS. TEOREMA CENTRAL DE LA ECONOMIA DEL BIENESTAR


El Teorema Central de la Economía del Bienestar establece que en un mercado de competencia perfecta el sistema de precios conduce siempre a una asignación eficiente de recursos de la sociedad, lográndose un equilibrio económico que es optimo en el sentido de Pareto. He aquí, brevemente, los axiomas en los que se basa el funcionamiento de un mercado de estas características, agrupados en cuatro bloques:

  • Consumidores
  1. Para cada uno de los consumidores de bienes y servicios existe una ordenación de preferencias respecto a todas las posibles elecciones de combinaciones de bienes y servicios, de forma tal que entre cada dos de ellas están en disposición de elegir una como preferible a la otra. Esta ordenación de preferencias de cada individuo es independiente de la ordenación del resto de sujetos.
  2. Tal ordenación de preferencias debe cumplir además una serie de requisitos. Ha ser, en efecto:
    1. Completa. Abarca a todas las posibles combinaciones de bienes y servicios en el consumo.
    2. Transitiva. Si toda combinación A es preferida a otra B y esta lo es respecto a una tercera C; A debe ser preferia a C.
    3. Reflexiva. Toda combinación de A es igualmente preferia que ella misma.
    4. Continua. La función de preferencia de cada sujeto es continua.
    5. Independiente. La utilidad de cada sujeto solo depende de su propio consumo. Es independiente del consumo de otros sujetos de la sociedad. Las funciones de utilidad no están interrelacionadas.
    6. Convexidad. El mapa de curvas de indiferencias que se obtiene a partir de la función de utilidad esta compuesto por curvas estrictamente convexas hacia el origen de coordenadas.
  3. Cada consumidor elige la combinación de bienes y servicios de equilibrio, de forma que sea la que implique una utilidad mauyor, sujeta a la restricción de unas disponibilidades o recursos dados.
  • Productores
  1. Las funciones de producción de cada productor son idependientes entre si.
  2. Las funciones de producción son convexas hacia el origen, reflejando la existencia de rendimientos constantes o decrecientes de escala.
  3. Cada productos elige aquella combinación de factores de producción que maximiza su beneficio.
  • Bienes
  1. Homogeneidad de los bienes y servicios traficados en el mercado.
  2. Continuidad de los bienes y servicios; esto es, la posibilidad de fraccionamiento en proporciones tan pequeñas como se desee.
  3. Divisibilidad entre individuos, de tal forma que cada bien o servicio es susceptible de una apropiación exclusiva por un sujeto (posibilidad de excluir).
  4. Exigencia de que exista el mercado del bien o servicio al que nos referimos.
  • Mercado
  1. Conocimiento perfecto del mercado por parte de productores y consumidores; es decir, una información perfecta del mercado sin costes específicamente imputables a ello.
  2. Libre concurrencia. El numero de sujetos que intervienen en el mercado es sucientemente grande como para aceptar que las actuaciones de cada uno de ellos aisladamente no tiene influencia apreciable sobre el volumen global de operaciones. Existe igualmente para cada sujeto libertad de entrada y salida en el juego del mercado.
  3. Como consecuencia de lo anterior, el precio es independiente de la actuación de cada sujeto aisladamente considerado.

Las anteriores características conformas lo que habitualmente se denomina mercado de competencia perfecta, en el que rigen los principios de autonos (libertad de cambio), unicidad de precio (transparencia), indiferencia de la mercancía (homogeneidad) e independencia del precio (libre concurrencia).

A partir de estas hipótesis se puede demostrar fácilmente como, si se cumplen todos estos requisitos, el mercado consigue una asignación eficiente de recursos.